Seguridad ciudadana, responsabilidad de todos

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El síndrome de Pozzetto es el más claro ejemplo de por qué la participación del ciudadano es importante en la seguridad: a las 7:30 p.m. del 4 de diciembre de 1986, después de asesinar a su madre y a otras ocho personas, ingresó un hombre de 1.70 mt de estatura y 52 años llamado Campo Elías Delgado Morales al Restaurante

Pozzetto, de Bogotá, pidió media botella de vino, unos espaguetis y un tiramisú, pagó la cuenta, preparó su revólver y las 500 balas que había comprado y mató con puntería a todos los comensales del restaurante. ¿Pero por qué se le llama el “síndrome del Pozzeto”? Porque se pudo determinar que cada comensal murió sentado, es como si no le hubiesen dado importancia a que le pasaba al vecino y no hubo reacción y terminaron asesinados. Hoy Cartagena y muchas ciudades del país se sienten amenazadas por cualquier Campo Elías Delgado, pero permanecemos sentados, esperando que llegue una bala perdida que sea para el vecino, pero no para nosotros.

La descomposición social que se ve, especialmente en los barrios marginales, debido a que la mayoría de las familias están compuestas por personas que viven en unión libre, con dos o más hijos, propios o de terceras personas, donde sus necesidades básicas (salud, educación, agua, comida, vivienda y trabajo) son precarias; el avance del microtráfico, la drogadicción, la corrupción y prostitución de menores y la extorsión son elementos de cultivo para la proliferación de la inseguridad. Si bien la seguridad por Constitución es responsabilidad de la administración pública, todos los que componemos esta sociedad también tenemos responsabilidad.

Para combatir la inseguridad se debe diseñar una estrategia para eliminar las bases que la hacen crecer, es decir, la inversión social en los barrios marginales debe ser mayor para luego sí complementar esta estrategia de diferentes formas: implementar inteligencia en los barrios donde hay bandas o sicariato; crear una red de informantes; efectuar retenes y requisas sin previo aviso en las salidas de dichos barrios y en lugares estratégicos; efectuar patrullaje mixto (Policía-Infantería de marina), tal como lo promueve el Alcalde; la Fiscalía y el sistema judicial deben ser ágiles para resolver los casos de homicidio; crear fuentes de trabajo para las personas mayores que viven en zonas marginales, mediante microempresas auspiciadas por las compañías con mayores recursos; mejorar los campos deportivos; crear campañas motivantes para toda la sociedad cartagenera y que se sienta comprometida con la seguridad. Y otras que seguramente pueden salir si nos proponemos todos a contribuir con la seguridad.

 

jwporras@balzola.org

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS