Columna


Shakira en la cumbre

LIDIA CORCIONE CRESCINI

17 de abril de 2012 12:00 AM

LIDIA CORCIONE CRESCINI

17 de abril de 2012 12:00 AM

Sin utilizar un discurso trivial ni atiborrado de verborrea, esta mujer no vino a la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias a mostrarnos ni a deleitarnos con sus habilidades artísticas, ni su movimiento de caderas. Basada en su experiencia de su Fundación Pies Descalzos, de la que nos aclara que ésta ha sido más satisfactoria que su propia carrera artística, con palabras puntuales, abre las puertas para que los gobiernos y el sector empresarial diferencien entre hacer obras de caridad y la inversión social, tocando el punto clave de lo que significa invertir en la educación desde los meses previos del niño. No quiere que se mire el dolor y el fracaso de las generaciones pasadas, sino en los pasos de hoy y de mañana para lograr una igualdad social.
Enfáticamente nos dice que los niños crecen muy rápido y entre más tiempo sin educarlos, no tendrán la oportunidad para lograr las metas de todo individuo de ser útil para su beneficio propio y el de la Nación. Por cada dólar invertido en un niño educado, éste produce 17 dólares, lo que significa que sí vale la pena cuando se trata de inversión para el progreso personal y por ende sus resultados benefician directamente a un país. 
Muchos quizás dirán que Shakira no dice nada nuevo, sin embargo, la gran diferencia es que ella habla, propone y lo lleva a la práctica, no deja todo en escuetas locuciones al viento. No sólo las lleva a la praxis sino que también las comparte, las vive, las siente y las disfruta y ese es el éxito más grande de esta mujer que sin ser mandataria, política o pertenecer al medio de gobernantes poderosos, nos da una lección de viabilidad donde soñar es maravilloso y más aún cuando estos sueños se le cristalizan ante muchos jóvenes de su fundación, que pudieron ser reclutados por la guerrilla o andar por las calles agrupados en pandillas, robando, atracando, asesinando y no lo hicieron por tener esta oportunidad de vida: educarse desde temprana edad, y ya están próximos a graduarse en la universidad.
La evidencia académica indica que el retorno de la inversión es desde la infancia: en forma reiterativa insistió sobre este aspecto. Shakira, con la serenidad de su intervención ante tantos duros del sistema imperante llamado democracia, fue capaz de proyectar la situación de los países de Latinoamérica, invitando a todos sin remilgos a que de una vez por todas entendamos que a través de su propuesta vale la pena aprovechar esta oportunidad de la educación para luchar en contra de la pobreza.
Como se debe empezar con lo mínimo, invito a nuestro gobernador, alcalde y empresarios, a que tomen las riendas concienzudamente y se visualicen como abanderados, comenzando a escudriñar en la misión, visión de la educación y tener muy claro que es un buen momento para mejorar los vacíos que existen y apersonarse de su fuero para que cada vez haya menos niños en la calle, construyendo su futuro en las calles, donde finalmente harán cualquier cosa para subsistir y sigan incrementando la indigencia, la delincuencia, porque sus vidas fueron alimentadas con el ocio forzado.

*Escritora

licorcione@gmail.com
www.lidiacorcione.blogspot.com