Columna


Si fuéramos Dios...

CARMELO DUEÑAS CASTELL

13 de septiembre de 2023 12:00 AM

En el principio hubiéramos creado la luz para vencer la oscuridad y las tinieblas y separar el día de la noche. Así parece que fue: hace casi 150 años, Nikola Tesla y Tomas A. Edison, juntos y por separado, generaron luz y electricidad de maneras diferentes. Mientras Edison promovía la corriente continua por ser segura, Tesla garantizaba que la corriente alterna era más eficaz y costo-efectiva. Con los años se demostró que Tesla tenía razón, pero Edison falleció rico y famoso mientras Tesla murió sin el reconocimiento económico por su invento y el prestigio por su genialidad le llegó después de muerto. Desde entonces nos hemos esmerado en igualar el día a la noche con la luz artificial, pero para las electrificadoras de Colombia parece que en la Costa la luz aún no se ha inventado y/o parece ser otra, puesto que es mucho más cara.

En el segundo día hubiéramos creado los cielos y la atmósfera. Y ya parece que lo hicimos. Gracias a MOXIE se crearon 122 gramos de oxígeno en Marte; con lo cual se hace posible crear una atmósfera respirable en un lejano planeta inhabitable mientras nos encargamos de destruir la atmósfera del hogar donde vivimos.

En el tercer día hubiéramos separado las aguas de los cielos. Y al parecer eso se hizo. Varias empresas europeas y americanas han demostrado que por diversos métodos puede obtenerse agua a partir del aire y la humedad ambiental. Sin embargo, en África, algunas regiones de Asia y en Colombia, en regiones como La Guajira, siguen mal viviendo y falleciendo de sed, por falta de agua.

En el cuarto y quinto día hubiéramos creado seres a nuestra imagen y semejanza. Y al parecer lo estamos haciendo con los múltiples prototipos de robots y la inteligencia artificial. Con ellos creamos, día a día, mejores imágenes, cada vez más semejantes al original, pero aún con la frialdad y ausencia de sentimientos de algunos especímenes que se dicen humanos.

En el sexto día hubiéramos creado la vida y, al parecer, ya lo hicimos. Primero, hace más de 25 años, con la oveja Dolly, luego hace cinco años cuando en California se creó la primera forma de vida semisintética con dos genes completamente artificiales. y esta semana en el Instituto Weizmann, donde han creado un embrión humano modelo, de 14 días de vida, sin utilizar semen, óvulos o útero.

En el séptimo día hubiéramos creado el ocio para un merecido reposo, pero en su defecto inventamos a diario una y mil razones para sentirnos incómodos por descansar y creamos dioses para adorar nuestros propios ídolos al tiempo que creamos religiones para tener más razones para discriminar, estigmatizar y segregar. Ya lo dijo el sabio: “Hay tantas religiones como individuos”.

*Profesor Universidad de Cartagena.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS