Sincelejo descreída

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

descreído, a

adj./ s. Que ha perdido la fe. incrédulo

Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L. descreído, -da; adj.-s. Incrédulo, falto de fe; sin creencia, porque ha dejado de tenerla.

De tanto engañarnos, de abusar propios y extraños de nuestra nobleza y humildad; de sobrellevar sin chistar por años, unos más largos que otros, el peso humillante de todas las servidumbres, de todas las ofensas, acabamos los sincelejanos por descreer de todo, aunque no del todo como correspondería.

Porque, y mayormente por estas calendas, no del todo hemos decidido volvernos descreídos de cuanto promesero o postulante, mesías, transformador y componedor regenta, o aspira a elección, cargo y nombramiento, de los tantos que figuran en la ruleta de la función pública en lo local, regional y nacional.

Aunque persistimos en repetir una y otra vez para ver si acertamos y damos en el blanco de las conveniencias e intereses colectivos, la respuesta siempre ha sido la misma para Sincelejo: nada, lo mismo y viceversa.

Y así, entre uno y otro periodo de este medio siglo transcurrido, Sincelejo avanza en su transformación: sus acuíferos se agotaron, dejó de ser la “capital cebuista de Colombia”, de tener un servicio eficiente de agua y de energía, los corregimientos que conforman su territorio de tener acueductos, alcantarillado, escuelas y vías en buen estado; la marginalidad urbana a expandirse a expensas de la total inexistencia de políticas públicas efectivas de empleo, salud, educación, vivienda, recreación y deportes; el deterioro progresivo del equipamiento urbano, vivienda, parques, calles, hospital, apenas si sobrevive al quebranto físico y estético; a la rapiña que se ha apoderado sin escrúpulos de Sincelejo, de sus presupuestos, de las oportunidades y derechos de sus habitantes.

Todo cuanto pasa y nos pasa, es como si no pasara porque no nos percatamos de ello.

Del derrumbe material, humano, cívico y moral, al cual hemos llegado por nuestros propios pies y voluntad sometida, por nuestra indiferencia para con nosotros mismos; por nuestro amancebamiento con la inmovilidad de pensamiento, obra, condición social, étnica, económica, intelectual, que se apoderó de todos y reproducimos de manera progresiva.

Cada vez somos los sincelejanos menos nosotros como colectivo humano generador de bienestar, de solidaridad, de calidad de vida, de progreso; cada vez somos menos inclusión, crecimiento y desarrollo, por eso queremos una ciudad que nos haga sentir promotores y restauradores de nuestra ciudad, tanto en lo humano como en lo material, urbanístico y social.

Una ciudad que se desarrolle, crezca y progrese para todos; que nos devuelva el sentido de pertenencia, la identidad y el fervor ancestral por Sincelejo.

*Poeta.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS