SOS Clínica Maternidad

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde su fundación la Clínica Maternidad Rafael Calvo ha venido prestando sus servicios a las pacientes de escasos recursos, que a diario llegan a ser atendidas con calidad y eficiencia, en los servicios de ginecobstetricia.

A los hospitales públicos se les exige por un lado, atender a toda la población pobre en cumplimiento del derecho a la vida y por otro se le deja en los contratos con el consecuente no pago oportuno de todos los servicios prestados.

Es preocupante observar cómo el número de desplazados que llega a Cartagena viene en aumento, mientras los recursos en salud destinados a esta población vulnerable han disminuido.

No se justifica que mientras a las EPS, IPS, privadas, ADRES les gire más de tres billones de pesos y a las ESE públicas no llegue ni al billón de pesos, es para pensar que algo está pasando en las políticas públicas de salud digna del Estado.

Las EPS que contratan la prestación de servicios con la clínica de la población de extrema pobreza hoy les adeudan más de 58 mil millones de pesos, tanto del orden nacional, departamental, distrital públicos y privadas.

Estas deudas tienen a esta empresa social del Estado al borde del cierre, sin mecanismo eficaz que las obligue a pagar, las que más deben son Comfacor, Ambuq, Comfamiliar Cartagena, Dadis, Gobernación de Bolívar y Emdisalud.

La CMRC recibe población de mujeres embarazadas y bebés recién nacidos estrato uno de Cartagena y el departamento de Bolívar, entre las que se encuentran gran parte de las mujeres venezolanas que llegan sin un solo centavo.

Presta una labor esencial como es salvar vidas de los cordones de miseria y deben seguir garantizando el buen servicio, no pueden parar porque ponen en riesgo las vidas de quienes llegan como su única esperanza.

Hoy la CMRC también está en trabajo de parto y puja para sobrevivir, por cuenta de millonarias deudas de las EPS, la mamá de las mamás está a unos centímetros de la iliquidez, por la indolencia privada y del Estado.

El 70 % de las trabajadoras son madres cabeza de familia que se han visto afectadas por las deudas de la clínica en salario y prestaciones sociales, sin embargo, siguen con el reto de prestar un excelente servicio digno.

Los gobiernos nacionales, locales, departamentales, entes de control y sus autoridades en salud deben accionar conjuntamente con mayor eficacia contra los deudores morosos reincidentes de la clínica de los pobres.

Señor minsalud, superintendente de Salud, procurador general, defensor nacional del Pueblo, lanzamos un SOS para salvar la CMRC, patrimonio de las familias y mujeres que reclaman mayor acción del Estado en su derecho a la vida.

*CUT BOLÍVAR

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS