Sueños 2018

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hoy la Iglesia nos propone celebrar alrededor de la Sagrada Familia*. Dios quiso ser parte de una familia. La manera de ser, pensar y actuar de María y de José, y la manera como se relacionan entre sí y con Jesús, son factores muy  importantes dentro del plan de salvación.

Nosotros también estamos llamados a construir familias que ofrezcan espacios físicos, emocionales, espirituales y sociales que contribuyan al desarrollo humano integral de sus miembros, para que a la vez éstos se proyecten con mayor fuerza en la construcción de una mejor sociedad. María y José presentan el niño al Señor, cumpliendo lo escrito en la ley: “y el niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba”.

Nos dice la Escritura hoy, lo importante que es honrar a los padres, respetarlos, obedecerlos y cuidarlos, lo que genera de parte de Dios promesas de perdón de los pecados, de larga vida y de bendiciones en los propios hijos. El Salmo nos invita a abrirnos al don del Espíritu Santo del “santo temor de Dios”, fuente de gracias y bendiciones, que implica la obediencia a las leyes de Dios por respeto y por amor. San Pablo medita alrededor de los valores que contribuyen a la felicidad en las relaciones humanas: la bondad, la dulzura, la comprensión, la misericordia, el saber sobrellevarse mutuamente con perdón y amor. 

Aprovechemos este fin de año para escribir los sueños para el 2018, para nuestro desarrollo personal, familiar y social, en todos los aspectos: físicos, mentales, emocionales, sociales, económicos y espirituales.

Redactemos nuestra Misión- Visión 2018, que incluya también los valores que deseamos fortalecer en nuestro carácter para ser mejores personas, los avances en los diferentes roles que ejercemos en la familia, el trabajo y las contribuciones que deseamos aportar a la sociedad; proyectémonos también a más años, para las realizaciones que necesitan más tiempo para concretarse.

Guiados por Jesús, siempre procuremos crecer en sabiduría y en gracia a los ojos de Dios.
Sería maravilloso si escribimos nuestra misión y visión en oración, para dejarnos guiar y acompañar por el Espíritu Santo, abiertos a cumplir su voluntad. Vivir con una brújula clara le da más sentido a la vida.

Acompañemos este proceso con visualización positiva, optimismo y esperanza para que vayamos concretando estos sueños en valiosas realidades. Igual podremos hacer con nuestra familia, con nuestro equipo de trabajo, con nuestra comunidad, construir esa misión y visión colectiva que nos ayude a todos a remar en el mismo sentido, avanzando con mayor fuerza y dirección en la realización de nuestros sueños.

¡Feliz año 2018, que esté lleno de sueños y de realizaciones!

* Sir 3, 3-7. 14-17; Sal 127;  Col 3, 12-21; Lc 2, 22-40

*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.

judithdepaniza@yahoo.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS