Columna


Terrenos o lotes baldíos

RAFAEL MEZA PÉREZ

29 de febrero de 2024 12:00 AM

En la ciudad de Cartagena de Indias existe la imperiosa necesidad de adelantar el proceso de transformación de bienes baldíos urbanos a bienes fiscales, fiscales titulables y de uso público. Esto se fundamenta en la realidad de numerosos asentamientos ocupados por personas que carecen de título de tradición.

Esta situación, que ha perdurado a lo largo de los años, afecta a gran número de familias que residen en estos predios baldíos hace décadas, sin contar con la seguridad jurídica que otorga la propiedad formal.

La mayoría de las familias que ocupan tierras baldías carecen de recursos económicos para adquirir legalmente los terrenos o construir viviendas formales. La ausencia de documentos legales que respalden su derecho de posesión, los deja en una posición de vulnerabilidad socioeconómica, limitando sus oportunidades de empleo, educación y acceso a servicios básicos.

Además, al no contar con títulos de propiedad, estas familias enfrentan dificultades para acceder a programas de vivienda o créditos bancarios.

La Ley 2044 de 2020 constituye un marco normativo que brinda herramientas para abordar esta problemática, permitiendo la transformación de estos bienes baldíos en fiscales titulables.

Este proceso no solo contribuiría a regularizar la tenencia de la tierra, también posibilitaría el acceso de estas familias a servicios financieros, facilitando su integración al mercado inmobiliario de manera formal.

Además, la transformación de bienes baldíos a fiscales titulables y de uso público se alínea con la visión de desarrollo urbano sostenible, permitiendo la planificación adecuada del espacio público y la gestión eficiente de los recursos urbanos.

La falta de títulos de tradición no solo limita las oportunidades de desarrollo económico y social para estas comunidades, sino que obstaculiza la ejecución de proyectos de infraestructura y servicios públicos esenciales.

En este contexto, adelantar el proceso de transformación de bienes baldíos en Cartagena no solo es una necesidad legal, también una oportunidad para promover la equidad, la inclusión y el progreso en las comunidades afectadas. Garantizar la titularidad de estos predios no solo brindaría seguridad jurídica a los habitantes, sino que fomentaría el desarrollo integral de la ciudad, en concordancia con los principios de justicia social y bienestar colectivo.

*Concejal de Cartagena.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS