¿Tiene la elección popular la culpa?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En la última asamblea de la Andi Bolívar, el periodista Juan Gossain expuso lo que, a su juicio, explica la crisis institucional que ha vivido Cartagena: la elección popular de alcaldes. No es la primera vez que escucho este argumento y no considero que sea la causa, ya que existen otros factores que también han contribuido a la inestabilidad política.

La elección popular de alcaldes es una política nacional que afecta por igual a todos los municipios. La inestabilidad política no está presente en todo el territorio nacional. Si bien Cartagena no es la única, el grupo termina siendo pequeño cuando se consideran los 1.100 municipios. Durante este tiempo, se han visto localidades con buenos y malos alcaldes. Algunos municipios han experimentado círculos virtuosos y otros no tanto. Unas ciudades han salido de grandes postraciones y luego vuelven a caer, pues son procesos cíclicos donde existen buenos y malos momentos.

Cuando se comparan los periodos de elección popular y de alcaldes designados, la descentralización no fue solo política. También hubo una descentralización fiscal en donde el Gobierno nacional traslada recursos a los gobiernos locales para que asuman ciertas competencias. Eso hace que los presupuestos públicos locales sean mucho mayores que aquellos existentes antes de la descentralización. ¿Cómo se hubiesen comportado los alcaldes designados si hubiesen manejado presupuestos como los que tienen los electos? Esta situación cambia el escenario y los dos periodos no son comparables para afirmar que el tiempo pasado fue mejor.

Para cambiar la situación de la ciudad, don Juan considera que es necesario formar una buena ciudadanía porque buenos ciudadanos escogen buenos gobernantes. No basta con seleccionar buenos candidatos sin cambiar la ciudadanía que escogerá el gobernante. ¿Cómo se forman los buenos ciudadanos? ¿Será un tema de educación o valores? ¿Cómo forman ciudadanía con instituciones frágiles? ¿Quiénes van primero, los ciudadanos o las instituciones?

La construcción de esa buena ciudadanía es tarea de todos, incluyendo al sector privado. En ciertos casos los buenos candidatos se alejan de lo público porque es difícil llegar a gobernar sin el apoyo de los políticos y los empresarios. Algunos miembros del sector privado apoyan a malos candidatos sin tener en cuenta lo que beneficia a la ciudadanía. Tal vez una participación activa de este sector apoyando a buenos candidatos, podría ayudar a que lleguen a la gerencia pública administradores íntegros que promuevan formar una ciudadanía con mayor compromiso por su localidad.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS