Columna


Tierrabomba y fortificaciones

LILIANA SUÁREZ

16 de septiembre de 2021 12:00 AM

Desde la gran inversión realizada por el Gobierno nacional desde el año 2019 para la protección costera de Caño de Loro y Bocachica, fue una obra bien concebida que cambió la situación de la línea costera en ese sector, la cual entre otras actividades se construyó un malecón con un paseo peatonal marginal iluminado con lámparas solares led, no ha tenido un ente a cargo de la misma. Hoy en día la falta de atención de los organismos distritales para realizar un mantenimiento de las obras, muestran un deterioro que de no atenderse se estaría presentando un detrimento patrimonial. Los postres de las luminarias se presentan en su base un alto grado de oxidación y en algunos casos se han derrumbado. Además pareciera que no existe un plan de capacitación para mejorar la cultura ciudadana.

Después de la situación del fuerte del Pastelillo, la Escuela Taller y el Ministerio de Cultura deben revisar urgentemente el estado en que se encuentran las fortificaciones de Bocachica. El fuerte de San José está completamente en abandono, los espacios inundables llenos de nata resbaladiza, el tendal invadido de comején y el acceso con pésimo muelle. El fuerte de San Fernando presenta un mejor estado pero hay señales de deterioro que requieren mantenimiento.

En estos momentos en los que la reactivación turística es primordial, debe darse un manejo de estas fortificaciones para mantener los visitantes y que generen ingresos para su mantenimiento. Sería bueno establecer un corredor turístico que cubra visitas a los hornos y ni hablar de estos que constituyen parte del patrimonio de la isla, y están en completo abandono y no existe siquiera una ruta demarcada con adecuado acceso para los visitantes, desde aquí hago un llamado a la Escuela Taller y al Ministerio de Cultura para que atiendan este patrimonio abandonado.

La Siab ha estado inquieta y ha manifestado su interés en coadyuvar para presentar proyectos al Ministerio de Cultura para la restauración y adecuado aprovechamiento del patrimonio en mal estado.

La protección costera terminada en su primera fase por del Distrito en el año 2019 ya muestra un gran beneficio para Tierrabomba, pues los depósitos de arena han generado playas que están atendidas por nativos y en un apreciado orden. Es imperioso que se adelante la segunda fase para dejar la protección concluida y evitar embates del mar en tiempos de tormentas.

La situación de los servicios públicos de la isla es otro tema que merece interés y que se debe tratar con la importancia debida para la salud y sostenibilidad turística.

*Concejal de Cartagena.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS