Todo por amor

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En las lecturas de hoy* San Pablo nos anima a hacer todo para la gloria de Dios, realizar todo por amor. Necesitamos abrirnos a recibir la gracia de Dios, ella llena nuestros corazones de perdón y de amor y nos hace sentir la gratitud y la felicidad de sabernos amados por Él y en capacidad de amar también desde ese amor que Él deposita en nuestros corazones.

El próximo miércoles, con la imposición de las cenizas, iniciamos la Cuaresma, tiempo especial para prepararnos a vivir la máxima expresión del amor de Dios por nosotros, la entrega de sí mismo para nuestra redención y salvación, la muerte en la cruz para que muramos al pecado y la resurrección para que vivamos desde la gracia una nueva vida que no acabe, sino que nos vaya purificando y sanando nuestra alma.

El pecado corroe nuestra alma y por el contrario la gracia nos purifica y nos hace experimentar la sanación y la vida plena. En la oración colecta decimos: “Señor Dios que prometiste poner tu morada en los corazones rectos y sinceros, concédenos, por tu gracia, vivir de tal manera que te dignes habitar en nosotros”.

El Salmo nos invita a reconocer nuestras culpas, a no ocultarle a Dios nuestro pecado, a confesarlo para que Dios nos perdone y vivamos alegres, con gozo en el corazón.

En el evangelio un leproso se acerca a Jesús y le dice: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: sana!” Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio.

Imaginemos el corazón del leproso cómo saltaba de dicha, así siente nuestra alma cuando el Señor nos perdona a través de la confesión.

Aprovechemos este tiempo hermoso para, a través del ayuno, la penitencia, la oración y la cercanía a las necesidades de los demás, podamos ser más conscientes de nuestros pensamientos, intenciones, sentimientos y comportamientos y estemos dispuestos a que la gracia sanadora de Jesús nos purifique y aparte de nosotros la lepra del pecado. 

En la oración de los fieles le pedimos al Señor que nos anime a seguir trabajando por la gloria de Dios y la salvación de las almas, porque esas son las motivaciones más importantes del creyente en Jesucristo y el deber con los demás.

No permitamos que la vida con sus afanes, nos aleje de lo realmente valioso y necesario para sentir la plenitud del amor de Dios, que al pasar cerca de nuestra alma, nos cura, nos sana, nos alienta, nos anima, nos llena de gozo y gratitud el corazón. Seamos conscientes que Dios todo lo hace por amor a nosotros, para que seamos sus hijos y disfrutemos de su gracia, su perdón y de su plenitud.

*Lev13, 1-2. 44-46; Sal 31; Cor 10, 31—11, 1; Mc 1, 40-45


*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.

judithdepaniza@yahoo.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS