Columna


Turismo valiente

LUIS MIGUEL BOLÍVAR

26 de noviembre de 2021 12:00 AM

Cuando la oportunidad llega, la fortuna favorece a los valientes. Hoy la oportunidad toca la puerta del sector turístico de Bolívar, y varias de las empresas que de él hacen parte asumen con valentía el reto de formarse para innovar.

Entre sensaciones de expectativa, optimismo, incredulidad y un poco del apremio que ha traído la pandemia, los líderes de 25 empresas turísticas bolivarenses firmaron una carta de compromiso para vincularse a Fiturbol, un programa de innovación en el sector. Los recursos provienen de Minciencias y el programa está en cabeza de la Universidad Tecnológica de Bolívar en alianza con la Universidad del Norte.

Las miradas incrédulas y las precauciones de las empresas para vincularse a este tipo de programas para el fomento de la innovación están plenamente justificadas. Muchas son las iniciativas y las buenas ideas para promover la innovación, pero pocos son los ejemplos de una ejecución exitosa. Las quejas reposan sobre diversos programas que en el pasado han tratado de formar talento, pero sin concretar proyectos. Otros, en cambio, han formulado proyectos, pero no han acompañado su implementación. Algunos más han intentado implementar proyectos, pero sin los recursos suficientes.

Fácil es dejarse absorber por la rutina, permanecer en una zona de confort y mantenerse incrédulo ante el cambio en los hábitos de consumo en la pospandemia. ¿El resultado? Poca sostenibilidad del sector. Por ello muchas empresas se rinden ante las frustraciones y desilusiones propias de un país y de una región con limitaciones.

No se requiere ser el más ávido visionario para percibir la necesidad de cambio e innovación. En contraste, la valentía, la voluntad, la constancia y el sentido común para emprender nuevos proyectos turísticos en el territorio son parte de la receta que permitirá aprovechar las oportunidades de mejora. El resto lo compone la formación de un conjunto de capacidades aplicables, medibles y sostenibles que den lugar a un conveniente sistema de gestión de la innovación.

Bolívar, territorio de contrastes, urge de mayor diferenciación y adaptación a los cambios en los mercados. El departamento, sin duda, requiere del compromiso de los empresarios del sector turístico y de una eficiente articulación Universidad-Empresa-Estado.

Armémonos de valentía y rememos en sincronía con la academia para poder dar un paso más hacia la oferta de productos y servicios turísticos innovadores. La pospandemia es nuestra oportunidad; implementar nuevas tecnologías, nuestro reto.

Las opiniones aquí expresadas no comprometen a la UTB ni a sus directivos.

*Director del Programa de Finanzas y Negocios Internacionales, UTB.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS