Un frágil cerrojo

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Es comprensible que las partes en el Acuerdo Final de Paz -el Presidente y las Farc- se preocupen por el respeto futuro de su contenido, y de sus cláusulas, obligaciones y derechos allí contemplados.

Es una preocupación legítima, en cuanto, tras más de medio siglo de  enfrentamiento armado, hay una gran fragilidad de los pactos y una justificada desconfianza de parte y parte, dadas las experiencias del pasado, y lo que quisieran los firmantes, como la mayoría de los colombianos, sería una mayor solidez y certeza en torno a que lo acordado será cumplido. De allí que, mediante el Acto Legislativo 02 de 2017, aprobado por el Congreso vía “Fast track”, se haya buscado “blindar” las estipulaciones  logradas y las normas constitucionales y legales que las desarrollan, es decir, dotarlas de una protección constitucional especial.

Eso lo entendemos si lo que se quiere es explicar el origen y el sentido de la mencionada reforma de la Constitución que está sujeta a la revisión de la Corte Constitucional.

Pero un principio ético y jurídico fundamental enseña que el fin no justifica los medios. La aludida  explicación no sirve para justificar, a la luz de la Constitución, ni según  las competencias del Congreso, que los actuales titulares de las funciones legislativas y de reforma constitucional hayan invadido -por iniciativa del Gobierno-  la órbita competencial de los futuros gobiernos y congresos para recortarles arbitrariamente sus facultades y para prohibirles que, si así lo quieren en el futuro, deroguen, adicionen o modifiquen las normas hasta ahora aprobadas y en vigencia, como implementación del Acuerdo de Paz.

Los gobernantes y legisladores de hoy no pueden comprometer, obligar, ni atar  a los futuros gobernantes y legisladores. Quienes sean elegidos para los períodos legislativos y gubernamentales que vienen en los próximos doce años gozarán de la totalidad de sus atribuciones. No de unas atribuciones menores o de inferior rango respecto a los actuales titulares del poder público. No de unas atribuciones recortadas o minusválidas.

En ese orden, considero que el gobierno y el congreso cuyos mandatos expiran en 2018 deben cumplir lo acordado con las Farc  y expedir, en el ámbito de sus competencias -dentro de la Constitución- las normas de implementación indispensables. Pero no les es dable atar a quienes los sucedan, porque ello es imposible. Y los nuevos pueden inclusive derogar el  Acto Legislativo citado -un frágil cerrojo- y los demás que se expidan.

jgh_asist@hotmail.com

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS