Un nuevo pacto ecosocial

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando dicen volver a la normalidad dos sentimientos me recorren: uno, felicidad: saber que miraremos a los ojos y no a una pantalla, que las bocas hablarán y besarán desnudas, abrazaremos sin riesgo y se amará sin miedo, que la gente volverá a las rumbas, irá al café, el estadio, al parque y en la escuela se juntarán los niños y oiremos sus voces; sin distancia, en libertad compartiremos, produciremos, creceremos porque aprendimos a vivir con menos.

El otro sentimiento me golpea y aterriza ¿volver a lo mismo? al hambre, la desigualdad, el egoísmo, la contaminación, la violencia contra la gente y la naturaleza, la incultura y el consumismo, el imperio. No quiero regresar a esa normalidad. Prefiero pensar en la solidaridad que ante la adversidad llevó esperanza, en los héroes de la salud que se jugaron completo, en los servidores públicos que asumieron el reto y sobrevivió el afecto y la confianza.

¿Por qué la pandemia, la desaceleración global, la disminución de la contaminación y destrucción de la naturaleza no sirven de lección y nos atrevemos a descarbonizar, desacelerar, cambiar la “normalidad” del cruel modelo que recalienta el planeta sobresaturándolo de CO2 y lo sobrexplota al punto que requerimos 1.6 planetas para satisfacer los excesos humanos?

En medio de estas reflexiones firmé el Pacto Psicosocial del Sur, valiosa propuesta de Pacto Social, Ecológico, Económico e Intercultural para AL. Es la “invitación a construir imaginarios colectivos, acordar un rumbo compartido de transformación y una base para plataformas de lucha en los más diversos ámbitos de nuestras sociedades”.

Convoca a movimientos sociales, organizaciones territoriales, gremiales y barriales, comunidades y redes, a gobiernos locales alternativos, a magistrados, parlamentarios, servidores públicos que quieren “cambiar las relaciones de fuerza, mediante plebiscitos, propuestas de ley, u otras muchas estrategias, con real incidencia para imponer estos cambios a las instituciones existentes por parte de una sociedad organizada y movilizada. El documento que cita las palabras de Macrom y el papa Francisco en el sentido de que como reparación el sur no pague la deuda “eterna”, contiene seis puntos: Transformación Tributaria Solidaria, Renta Básica Universal, Priorizar la Soberanía Alimentaria, Autonomía y Sostenibilidad de las Sociedades Locales, Recuperar espacios de Información y Comunicación; e Integración Regional y Mundial Soberana. Articular justicia redistributiva, de género, étnica y ambiental. Impuestos a la herencia de grandes fortunas, a rentas financieras y al daño ambiental. Establecer como dice CEPAL una renta básica universal, impuestos a la riqueza para contrarrestar las enormes diferencias y el déficit fiscal. Sin pandemia necesitamos una nueva normalidad resultante de un nuevo pacto ecosocial para salvar al planeta, un pacto que articule justicia social con justicia ambiental.

https://pactoecosocialdelsur.com/

*Abogado ambientalista y comunicador.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS