Columna


Violencia vicaria

ENRIQUE DEL RÍO GONZÁLEZ

05 de diciembre de 2023 12:00 AM

Transitan en el Congreso de la República dos iniciativas parlamentarias dirigidas a dotar de piso jurídico la conocida violencia vicaria. Uno de ellos es el proyecto de Ley 062 de 2023 que cursa en el Senado por gestión de la senadora conservadora Nadia Blel Scaff. El otro es el 052 de 2023 que se tramita en la Cámara de Representantes impulsado por la congresista Leider Alexandra Vásquez Ochoa. Con estos pretenden incorporar herramientas jurídicas para combatir la violencia de género, en concreto, en la forma vicaria.

Resulta indiscutible que la mujer ha sido subyugada y maltratada de manera sistemática históricamente y que solo hasta hace pocas décadas la sociedad global se ha reencontrado con políticas y acciones en aras de reivindicar los derechos de las féminas. Algunas leyes contienen rasgos de discriminación positiva, como es el caso de la tipificación del feminicidio, pero, aquello se justifica en el cumplimiento y saldo de las deudas ancestrales.

A pesar de los esfuerzos, asombra y entristece que en el diario vivir se siga maltratando con formas cada vez más sofisticadas a las mujeres, por eso se distingue el daño físico, psicológico, emocional, sexual, patrimonial, moral y de imagen, todos estos desde un ataque directo, es decir, el victimario inflige el daño a la víctima sin mediación alguna.

La nueva forma de ataque que se ha detectado es la vicaria, consistente en hacerle daño a la mujer de manera indirecta, es decir, se dirige el agravio a otra persona, mascota u objeto al que se le tenga aprecio o afecto. Regularmente se escoge a los hijos para maltratarlos omitiendo el pago de alimentos, obstaculizando las visitas, salidas del país, lesionándolos físicamente, e incluso, se ha llegado al extremo de causarles la muerte, como ha sucedido en muchos casos, uno de ellos en el año 2022 cuando, por venganza, un padre asesinó a su hijo de cinco años y lo dejó abandonado en un hotel en Melgar- Tolima.

La idea de quien ejecuta la acción vicaria es sustituir o reemplazar a la víctima principal, para irradiar un dolor mayor. La motivación principal sigue siendo causar sufrimiento extremo a la mujer, obviamente esta forma de violencia de género causa efectos colaterales que la hacen mucho más grave que las formas tradicionales.

Conforme se indica en los proyectos de ley en trámite, en España, México y Argentina se ha reconocido esta forma de violencia, para Colombia se pretende tipificar el homicidio vicario con una pena de 500 a 700 meses de prisión, e incluir la violencia vicaria o por sustitución como delito autónomo de protección del bien jurídico de la familia. Sigue siendo lamentable que se haga necesario el uso del derecho penal para desmotivar y reprender las conductas de violencia, odio o antipatía, cuando el remedio único y verdadero siempre ha sido sencillo y se anida en nuestro espíritu, el amor.

*Abogado.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS