Viviendas invivibles

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El Ministerio de Vivienda ha realizado un esfuerzo importante y meritorio al entregar viviendas gratis a miles de familias de escasos recursos del país. Por sí mismo, el hecho merece aplausos y el apoyo a esta iniciativa debe fortalecerse. Todos abogamos para que dicho programa sea una solución integral, y no un problema apéndice, del cual se pueden derivar otros en la cadena fractal que alimenta la pobreza cartagenera.

Muchas personas, anteriormente habitando en chozas de cartón o sitios en alto riesgo de derrumbe, han recibido viviendas de parte del Gobierno. Resuelto un problema, pero en Cartagena, como en otros sitios del país, la mudanza no ha sido tan bendita como pareciera. En diversidad de casos, los niños y jóvenes no tienen centros educativos cercanos, tampoco centros de salud, parques para recreación, árboles suficientes, o áreas y salones de reuniones para bordar el tejido social, entre otras falencias. 

La vivienda es fundamental para combatir la pobreza, pero entregarla debe ser parte de una estructura multidimensional bien diseñada, en donde la planeación debe ser la figura encargada de brindar la cohesión necesaria para formar una sociedad urbana sólida e incluyente, compatible con criterios de sostenibilidad y progreso social. En la actualidad, estas soluciones de vivienda no dejan de ser jaulitas de palomas en donde la pobreza sigue creciendo, sólo que ahora tiene un nuevo antifaz.

Bienvenidas nuevas viviendas, pero desarrollemos acciones bien planificadas para garantizar una vida digna a los nuevos propietarios. Deben definirse muchos aspectos, todos tendientes a disminuir la brecha de desigualdad que nos asfixia, independiente de los intereses mezquinos, evidenciados en sus acciones tanto por los constructores como por las administraciones locales.

Casas orientadas para recibir poca radiación directa del sol, separadas de las avenidas para evitar la contaminación, adecuada ventilación y diseño acorde con el clima, centros de salud, colegios, bibliotecas, guarderías infantiles, salones comunales, parques con árboles de sombra, barreras naturales contra el ruido, y programas incluyentes para el buen uso del tiempo libre, son algunos de los aspectos a considerar para iniciar nuevos proyectos de vivienda. Es hora de construir una ciudad con verdadera planeación, como un sistema interconectado y vivo. Este, tarde o temprano, nos recuerda que somos parte de él.


*Profesor

@joliverov

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS