Alcalde y gobernador

02 de abril de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cayó muy bien la noticia de la reunión celebrada el martes entre el gobernador de Bolívar, Vicente Blel Scaff y el alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, en la cual el primero presentó a este el plan de acción del departamento con el fin de aunar esfuerzos y estrategias para brindar mejor protección a los ciudadanos frente al COVID-19.

Era de público conocimiento la distancia tomada por el alcalde Dau en relación con el gobernador Blel. Sin embargo, es un hecho que ese distanciamiento solo podía ser perjudicial en términos de coordinación política, especialmente frente a las gestiones que se suelen hacer ante el Gobierno nacional.

Pero esos distanciamientos cobraron mayor sensibilidad en el marco de la emergencia sanitaria que estamos viviendo. Mantener unas relaciones desapegadas en estos duros tiempos solo podría traer afectaciones a la capacidad de cada ente territorial para la gestión de la crisis.

Ponderamos, en consecuencia, el esfuerzo finalmente realizado para que las administraciones departamental y distrital trabajen articuladamente para contener la enfermedad en nuestro territorio.

Todos esperamos que los respectivos equipos de atención a la pandemia no solo compartan acciones conjuntas, sino que, además, identifiquen oportunidades de lograr la asignación de mayores recursos del presupuesto nacional para la región.

El gobierno del presidente Duque emite con inusitada frecuencia decretos leyes, decretos comunes, resoluciones e instructivos que cambian la realidad jurídica nacional, algunos de los cuales se refieren a exoneraciones de cobros, pero también a la asignación de partidas, programas o líneas de crédito que pudieran beneficiar a cientos de empresarios tanto en Cartagena como en los municipios de Bolívar; así como a nuevos desempleados, padres de familia, entre otros sectores sensibles, lo cual requiere no solo de una gran coordinación entre nuestros líderes políticos, sino de una gran capacidad de concertación con los gremios de la producción, empresarios, líderes comunales y entidades sin ánimo de lucro, para potencializar lo que cada cual puede hacer, todos en procura de bienes y propósitos comunes.

Organizar un equipo interdisciplinario entre los funcionarios y asesores de alto nivel de la Alcaldía y la Gobernación para identificar esas nuevas normativas y planes nacionales, es imperativo para no dejar pasar oportunidades que se nos ofrecen desde Bogotá.

Pero también a nivel regional tienen que hacerse coordinaciones especiales, singularmente las dirigidas al pago de las deudas con las clínicas y hospitales públicos de Cartagena. Las historias narradas por el cuerpo médico y de salud de la Clínica Maternidad Rafael Calvo, o de las enfermeras y camilleros del Hospital Universitario causan indignación.

Finalmente, hacer causa común entre ambos gobernantes para identificar lugares donde desplegar camas hospitalarias de campaña y demás decisiones que se avecinan, ameritan todos los esfuerzos para mantener una conversación y coordinación fluidas entre ambas administraciones.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS