Alertas con el Dane

14 de julio de 2019 12:04 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aun cuando las informaciones dadas el viernes por el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, al alcalde, gobernador, gremios, dignatarios de las JAC y líderes ciudadanos arrojan un margen de tranquilidad en que Cartagena superará el millón de habitantes con la revisión que falta por hacer en aquel organismo técnico nacional, no hay que bajar la guardia.

El que el director del Dane hubiera admitido que hay sectores de la ciudad que no se censaron, y que en el país hay más de 4 millones de omitidos, permite abrigar la confianza de recibir la esperada certificación donde conste que somos más del millón de habitantes.

En la citada reunión, al director del Dane se le explicó que, por ejemplo, según la información tomada del sistema de salud, pertenecen al Sisbén 830 mil personas, y en el Régimen Contributivo más de 500 mil. Esa sola sumatoria da más de un millón de habitantes. Cosa parecida se encuentra si se analizan las cifras de hogares que reciben servicios públicos domiciliarios; pero igual ocurre si se cruzan cifras de otros estudios con sumandos poblacionales.

El director del Dane reconoció problemas de seguridad en algunos barrios, o dificultades para acceder a asentamientos informales o ilegales, o de negativa a censarse por temores vinculados a que la información sería cruzada para quitar los subsidios del Sisbén o aumentar el estrato socioeconómico, lo que confirma a las claras que falta tela por cortar en torno de la respuesta a la pregunta sobre “cuántos somos”.

Varios sectores de opinión han señalado las graves afectaciones que traería no contar con la certificación de población por encima del millón, de entre las cuales se destacan la disminución de transferencias de la Nación a través del Sistema General de Participaciones (SGP), así como en recursos de Regalías; también habría un menor compromiso en la destinación de presupuestos para la construcción de vivienda de interés social, o de hospitales, entre otras infraestructuras sociales.

No tener claridad de cuántos en verdad somos, además, afectaría las certezas en torno de las bases de cálculo para la adopción de acertadas políticas públicas tanto a nivel nacional como regional, con lo cual la inequidad, la desigualdad y la pobreza recibirían otro duro golpe, esta vez por el lado de la ausencia de rigor técnico en entidades nacionales.

Se valora el gesto que ha tenido el director del Dane con Cartagena y Bolívar al haber venido a dar la cara por los polémicos resultados temporales del Censo 2018, y es de esperar que haya regresado a Bogotá con un panorama claro sobre la realidad de una Cartagena que crece vertiginosamente, y que no aceptará una disminución de derechos por cuenta de un censo que no goza de la credibilidad necesaria para su acatamiento y observancia.

Entre tanto, no es dable que el Gobierno central adopte las cifras temporales del Censo 2018 para ninguno de los efectos legales o presupuestales que puedan suponer una disminución en transferencias o reasignación de recursos. Todos estaremos alertas a que esto no pase.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS