Editorial


Basura en el Centro

“Ironman y competiciones similares son bienvenidos; pero lo que ocurrió en este remate de actividades es inadmisible y no puede volver a repetirse”.

EL UNIVERSAL

05 de diciembre de 2023 12:00 AM

No se entiende qué pasó la madrugada de este lunes con la basura regada por prácticamente todas las calles y plazas por donde pasaron los participantes, organizadores y espectadores del evento Ironman 70.3.

Pocos eventos deportivos movilizan tantos visitantes y residentes en Cartagena de Indias, tan repetidamente, como estos de Ironman, una competencia que reclama gran preparación física y mental de sus cultores, pues se trata de un triatlón de larga distancia e intensidad al implicar tres disciplinas (natación, ciclismo y carrera), combinación que la hace muy atractiva, y más cuando se desarrolla en ciudades hermosas, como la nuestra.

La ciudad necesita este tipo de eventos; movilizan la industria del turismo, vertiendo recursos a diversos sectores formales e informales del comercio, dinamizando nuestra economía. Por eso, Ironman y competiciones similares son bienvenidos; pero lo que ocurrió en este remate de actividades es inadmisible y no puede volver a repetirse.

En verdad que no se entiende qué pasó; las explicaciones que han ofrecido distintos responsables no son satisfactorias. Si de lo malo no se hace un balance claro, no hay aprendizaje posible ni hay garantía de no repetición.

Decimos que no se entiende el fracaso en la limpieza en esta ocasión, si Veolia había informado que los organizadores solicitaron la limpieza integral durante y después del evento, para lo cual dispusieron de suficientes operarios, contenedores y demás equipos, habiéndose realizado la limpieza en el Muelle La Bodeguita, el Parque de la Marina, la Avenida Santander, a las afueras de Serena del Mar y Mar de Indias, y en el recorrido interno en el Centro Histórico.

Se entiende que esa empresa de aseo, hasta finalizar el evento, ejecutó las actividades de limpieza y los residuos fueron embolsados y colocados en sitios estratégicos para la recolección con los equipos especializados; sin embargo, según Veolia, por factores externos a su operación, surgieron retrasos para la recolección de los residuos, lo que se sumó al rompimiento de bolsas por habitantes de la calle.

Por su parte, Pacaribe, responsable de la limpieza en el Centro amurallado, expresó que no fueron contratados para realizar la limpieza después del Ironman.

Y en cuanto a los organizadores del evento, que tuvieron la gallardía de reconocer su responsabilidad y presentar excusas a la ciudad, explicaron que tuvieron inconvenientes con la empresa contratada para la recolección de basuras.

En suma, no está claro para la opinión qué fue lo que falló; pero lo cierto es que, como pocas veces ha ocurrido, el Centro parecía este lunes un muladar de quinta categoría. No puede ser que la joya de la corona, nuestro mayor atractivo monumental, haya recibido semejante maltrato, que agrede directamente a los ciudadanos que viven, laboran o lo visitan.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS