Bolívar, un basurero

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La acumulación de desechos en El Carmen de Bolívar, propiciada por el cierre del basurero del Kilómetro 1, es grave. Los olores fétidos vuelan por sus calles, las orillas del arroyo Alférez y otros se encuentran llenas de basuras, porque no hay un sitio de disposición final que cumpla las exigencias ambientales. Ayer se estableció que El Carmen puede disponer en los rellenos sanitarios de El Oasis, en Sincelejo, y La Candelaria, en Corozal. Ambos tienen licencia ambiental y pueden recibir los residuos sólidos represados para atender la emergencia. Un vocero de la Administración dijo que hoy se resolverá la emergencia, pues se buscan recursos para el transporte y disposición final, que son alrededor de $1.800.000 diarios. Disponer de una tonelada de desechos cuesta $60.000 y El Carmen produce unas 30 toneladas diarias. El Plan Departamental de Agua y Saneamiento Básico del gobierno de Joaco Berrío propone algunas soluciones que tienen que ver con la construcción de rellenos sanitarios regionales. Pero hasta ahora son solo proyectos en los que trabajan algunos alcaldes, menos el de El Carmen de Bolívar. A excepción de Cartagena, San Cristóbal y Turbana, en el norte, centro y sur de Bolívar, los municipios no tienen rellenos sanitarios autorizados, sino botaderos a cielo abierto que dañan el ambiente. No tener una disposición adecuada que recolecte los lixiviados (generados en la descomposición de los residuos sólidos), les permite fluir arrastrados por escorrentías e infiltrar las capas freáticas, contaminando o alterando la calidad de las aguas superficiales y de los acuíferos. Hay emisión de gases efecto invernadero y olores ofensivos que vilifican el aire y atentan contra la salud de los habitantes. La disposición de estos residuos sólidos genera cambio no solo en la morfología y paisaje del lugar, sino también en el uso y la calidad del suelo. Cartagena dispone sus basuras en Los Cocos, en Pasacaballos. Lo propio hace Turbaco con parte de su basura en el relleno sanitario La Paz, en Turbana, aunque otra gran parte va a dar a basureros satélites y a arroyos. En el norte de Bolívar, según Cardique, Clemencia dispone en el relleno sanitario que opera Caribe Verde. Pero Santa Catalina, su vecino, está lleno de basureros satélites. Santa Rosa lleva los desechos a Caribe Verde. Y en el centro de Bolívar, Zambrano lleva los desechos a Plato (Magdalena). En Arjona, la administración de Zoraida Correa invirtió cerca de $300 millones en un relleno sanitario avalado por Cardique, que funcionó hasta principios de 2008. Pero se robaron los plásticos de las celdas y todo el sistema instalado. Hoy Arjona está llena de basureros satélites. No tienen botaderos aprobados Calamar, San Juan, San Jacinto, El Carmen, El Guamo, Córdoba Tetón, Mahates, Marialabaja, San Estanislao de Kotska (Arenal), Villanueva, ni el pueblo de Turbana. En La Línea, cumple San Cristóbal porque tiene un relleno operado por la comunidad y le presta el servicio a Soplaviento y a Arroyohondo. Los municipios que no manejan adecuadamente los residuos sólidos no cumplen lo establecido en Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS). Ya no hay más pretextos para ahogar a estos pueblos en basuras. ¿Dónde están los organismos de control?

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS