Editorial


Chile, a segunda vuelta

“Cabe entonces la pregunta de en qué fallaron los candidatos de centro, tanto de la centro derecha como de la centro izquierda. Y es una clara advertencia...”.

EL UNIVERSAL

23 de noviembre de 2021 12:00 AM

La jornada electoral en Chile deja lecciones similares a las de Perú hace 7 meses. Como allí, en Chile se quedaron en la primera vuelta los que más merecían llegar, ontológicamente, esto es, los de perfiles ideológicos moderados, pues en estas épocas tan complejas las políticas que son promovidas por los candidatos menos extremos están más cercanas al equilibrio, pues mezclan un sincero reconocimiento a la necesidad de fomentar el emprendimiento y la sana competencia empresarial, con programas solidarios e incluyentes propios del modelo político-económico denominado ‘estado de bienestar’.

Guardadas las evidentes proporciones, no solo por el ideario, también por la historia personal de cada candidato y sus respectivos movimientos políticos de apoyo, José Kast, el candidato de la derecha extrema que obtuvo la más alta votación, sería a Keiko Fujimori, lo que el candidato de izquierda Gabriel Boric a Pedro Castillo, quien finalmente ganó la batalla por la presidencia del Perú en la segunda vuelta el pasado 6 de junio.

Ahora Kast y Boric tendrán que vérselas en el balotaje del próximo 19 de diciembre, con programas de gobierno casi que irreconciliables, pues mientras el primero encarna una línea equivalente a la de Augusto Pinochet, quien gobernó con mano dura entre 1973 y 1990, el segundo en votación hace recordar el ideario del derrocado Salvador Allende, quien presidió desde 1970 hasta su muerte, en 1973.

Conforme con lo que pasó en Perú con Fujimori y Castillo, en el que este derrotó las propuestas de derecha de la heredera de las consignas de su padre Alberto, pero con un estrecho margen de diferencia, no es claro lo que pueda pasar el 19 de diciembre en Chile, porque la ventaja en porcentaje de Kats sobre Boric es mayor, y porque el candidato que quedó de tercero, Franco Parisi, con la campaña más exótica que aquel país ha conocido en la medida que fue desplegada por medios virtuales sin que este hubiera asistido a suelo patrio para las elecciones del domingo, sigue claramente un ideario de derecha, votos que previsiblemente se trasladarían a Kast. Pero nada está escrito sobre piedra, y bien puede resultar Boric como triunfador. En todo caso, lo acaecido en Perú y en Chile en las primeras vueltas muestran una clara tendencia de hacia dónde se está moviendo el péndulo de la política electoral en América Latina, y nada hace prever que la prospectiva esté dirigida a encumbrar a las propuestas de centro, que, contrario a lo que buena parte de lo que prefieren los líderes de opinión, han resultado desplazadas por los extremos ideológicos.

Cabe entonces la pregunta de en qué fallaron los candidatos de centro, tanto de la centro derecha como de la centro izquierda. Y es una clara advertencia para las campañas locales, que ya estarán preguntándose qué giro darles a las candidaturas que rompan la tendencia que se impone en el vecindario.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS