Ciudad de festivales

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Festivales cartageneros como el de Música, el Hay o el Internacional de Cine, con una importante colaboración del Distrito y de empresarios, se han realizado con notorio éxito, y demuestran cómo la articulación público-privada puede alcanzar el máximo rendimiento en un sector de la economía que, como el Naranja, se visiona como el de más importante crecimiento mundial.

Cuánto costaría al Distrito alcanzar lo que estos tres eventos logran en promoción para llevar la mejor imagen de Cartagena a tantos países, a la par de atraer importantes flujos de visitantes. Igualmente, durante esos eventos cientos de actores de las economías formal e informal perciben incrementos considerables en sus ventas.

Por diversas noticias conocemos lo que países y municipalidades invierten de los presupuestos oficiales, en cifras que para Cartagena por ahora son impensables, con lo cual debemos tomar conciencia de lo importante que puede ser para la generación de riqueza profundizar los esfuerzos y apoyos a aquellos eventos exitosos, pero también a otros que, como el Festival del Frito, el del Dulce, del Pastel, el de Poesía o del Libro, pueden llegar a niveles que aún no sospechamos si les damos la importancia que reclaman, para lo cual corresponde planear estrategias ambiciosas que pueden convertir al Corralito de Piedras en la capital histórica-cultural del gran Caribe, aumentado año a año la venida de visitantes de todos los continentes, con una sucesión de festivales que mantengan al nombre de la ciudad en la mente y el deseo de millares de personas que gustan de las experiencias que se derivan de estos eventos masivos, cada uno con su perfil singular, de los que solo se exige gran calidad y una impecable organización.

Cómo no recordar el éxito del festival internacional “Sabores”, en el que durante más de una semana se ofrecía al público la copiosa capacidad instalada de la culinaria cartagenera, iniciativa que tuvo un gran éxito pero que fue feneciendo principalmente por falta de apoyo institucional.

Por eso valoramos los intentos de la actual administración en mejorar el entorno en el que se celebra anualmente el Festival del Frito Cartagenero, pues en sus dos últimas versiones, desarrolladas en el espacio circundante al monumento a los Zapatos Viejos, se notaron caóticas, con afectaciones incluso al normal tránsito de vehículos, y con cierto ambiente de desorden que le restó presentación a tan tradicional evento. Por su puesto, no se dieron las condiciones para moverlo este año y, por el contrario, enaltece a la administración Dau el haber desistido del cambio de lugar, pues solo las personas sensatas o humildes tienen la capacidad de cambiar decisiones que no se relacionan con los principios inmutables, lo cual habla bien de los funcionarios que aceptaron las peticiones de quienes estarán a partir de hoy brindándonos tan exquisitas viandas de nuestra más añeja tradición.

A no dudarlo, es tiempo de identificar un sitio idóneo y definitivo para celebrar estos festivales de concurrencia masiva, para darles el nivel de presentación y organización que merecen.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS