Editorial


Ciudad inteligente

“Fortalecer la seguridad de Cartagena con herramientas tecnológicas ya no es una opción; la video-seguridad en conexión con la Inteligencia Artificial tendría que mejorar...”.

EL UNIVERSAL

05 de diciembre de 2022 12:00 AM

En nuestra edición impresa de ayer publicamos una nota sobre la conveniencia de que nuestra ciudad adopte el sentido de una urbe inteligente, así sea para arrancar ese periplo, en materia de seguridad.

Sería un buen comienzo si tenemos en cuenta que las grandes ciudades más seguras del orbe son aquellas en las que se combinan la cultura ciudadana, la estabilidad en los gobiernos locales, y la vigilancia más como un asunto de inteligencia artificial que de presencia de policías en las calles.

Es un hecho que desde hace tres años la ciudad está recorriendo el camino del desborde de la delincuencia, singularmente en la más grave de sus manifestaciones: el homicidio, tanto por intolerancia como por encargo. El asesinato del fiscal Pecci nos puso en el primer lugar de las malas noticias a nivel global. El golpe a la imagen de la ciudad fue una suma más de esa tragedia.

Sin embargo, para Cartagena un hecho como ese suponía más adversidad en la medida que nuestra economía depende en algo más de un treinta por ciento, de la industria sin chimeneas. Precisamente por esto uno de los más reconocidos cónsules de naciones extranjeras en esta ciudad reclamaba mayores medidas de seguridad en las zonas turísticas, pues otro homicidio sobre un extranjero podía llevar al traste todo el esfuerzo realizado durante los últimos años entre los sectores público y privado para atraer el turismo internacional.

Es inimaginable lo que pudiéramos padecer como ciudad si perdemos la atracción de los movimientos globales de viajeros, con una caída en la ocupación hotelera y la desocupación de nuestros restaurantes y demás establecimientos de comercio, o de nuestras playas, plazas y callecitas si no logramos detener la escalada de la inseguridad, al punto que nos lleve a la pérdida de interés en conocer y disfrutar de La Fantástica.

Fortalecer la seguridad de Cartagena con herramientas tecnológicas ya no es una opción; la video-seguridad en conexión con la Inteligencia Artificial tendría que mejorar el cumplimiento del deber de nuestros policías y la seguridad ciudadana.

Pero no sería suficiente. Tendríamos que estar pensando en ir más allá, en dar el salto para convertirnos en una ciudad inteligente, para lo cual se requiere comenzar por decidirlo; es decir, que la autoridad distrital lo quiera y ponga su voluntad para lograrlo.

Eso pasa por el planeamiento de las acciones que nos llevarían a la meta de ser calificados como una Smart City, incluyendo los presupuestos para integrar las tecnologías inteligentes poniendo énfasis en aquellas metas que se quieren priorizar, que pudieran ser, para Cartagena, aquellas que cumplan con finalidades sociales, ambientales, de movilidad y de seguridad, que mejoren la calidad de vida de los lugareños, pero también para quienes nos visitan.

El tema deberíamos verlo sin complejos. ¡Se puede y se debe lograr!

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS