Editorial


Con esfuerzo, fe y perseverancia se llega más lejos

Nunca en la historia de la participación colombiana en los Juegos Olímpicos nos habíamos emocionado tanto con nuestros deportistas ni llorado de alegría con tanto fervor patrio como en la edición de Londres 2012 que terminó ayer, porque su desempeño tampoco tiene precedentes.
En total 8 medallas, 1 de oro, 3 de plata y 4 de bronce en 6 deportes –ciclismo, judo, taekowndo, pesas, atletismo y lucha– y otros buenos resultados que siembras esperanzas de un mejor desempeño en las siguiente cita olímpica de Río de Janeiro 2016.
Nuestra campeona de oro en bicicrós, Mariana Pajón, una hermosa muchacha de 20 años rebosantes de alegría y fe en sí misma, y a quien le correspondió portar la bandera de Colombia durante el desfile inaugural, resumió adecuadamente el secreto de su triunfo y el de todos los que obtuvieron medallas: “Pedaleé con el corazón de todo un país que creyó en mí, que siempre me apoyó y que nunca puso en duda mi victoria, y además, porque la preparación fue excelente.”
Son tres condiciones indispensables para conseguir el éxito, no sólo en el deporte sino en cualquier campo de la vida: mentalidad ganadora, apoyo y buena preparación.
¿Por qué tuvo Colombia tan excelente desempeño en Londres? Por muchas razones, la principal de ellas porque desde hace más de 15 años el deporte se ha ido convirtiendo en una política de Estado y no en una estrategia coyuntural que cambia al capricho de los gobiernos sucesivos.
También hay que mencionar que la delegación tan grande, 104 deportistas, y la participación en 18 de los 26 deportes de los Juegos Olímpicos aumentaron las probabilidades de medalla.
Otra razón del éxito es la alianza entre el Gobierno nacional, los entes territoriales y la empresa que permitió obtener buenos recursos para una preparación intensa y de calidad de los 104 deportistas, incluyendo la contratación de entrenadores extranjeros de alta calidad.
También el trabajo serio y estructurado del Comité Olímpico Colombiano que permitió a los entrenadores y deportistas prepararse con estándares altos de calidad, contar con una estructura especializada de medicina deportiva y psicología, y viajar al extranjero para entrenarse con mejores métodos y escenarios.
Igualmente, los recursos a la mano gracias a leyes que fijaron impuestos, como el 4 por ciento en la telefonía celular para financiar los programas deportivos de élite y para pagarles incentivos en dinero efectivo a los ganadores de medalla.
Sin embargo, una razón significativa y que pesó mucho en el éxito fueron la mentalidad ganadora que mostraron nuestros muchachos y que no sólo los guió en el camino a la victoria, sino que les permitió recuperarse en los momentos adversos.
Nuestros 104 héroes dejan un ejemplo de perseverancia, de trabajo esforzado y de convicción para conseguir sus sueños.
Por todas esas razones, es preciso que el Gobierno, tanto nacional como de las regiones, continúe y fortalezca este proceso olímpico que mostró resultados, dándole más impulso a la formación y práctica desde la edad infantil, a lo cual debe sumarse el apoyo de más empresas privadas.
Si en Londres 2012 los deportistas colombianos lograron ir más alto, más rápido y más fuerte, continuar tan exitoso camino los hará ir más allá en Río de Jainero y en las siguientes citas olímpicas.