Conversaciones entre ‘constructores’

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Fiscalía divulgó ayer grabaciones hechas por la entidad a algunos de los constructores del clan Quiroz, responsable de la debacle de los 16 edificios con licencias falsas y especificaciones insuficientes que hoy tienen en vilo a 108 familias estafadas por haber comprado apartamentos allí.

Hiela la sangre la desfachatez de algunas de estas personas, las que después de todo el daño hecho parecen no sentir ni un ápice de remordimiento, ni se intuye tampoco un propósito de enmienda, sino todo lo contrario: se empeñan en cómo seguir con las torceduras, perfeccionándolas, en vez de cambiar de derrotero.

Acerca de un proyecto que uno de ellos dice haber ‘metido’ después de todo el escándalo, le asegura al otro: “(...) me lo están revisando antes de radicarlo, ahí mismo en la Curaduría, para que vaya directo y no tenga tropiezos ni nada. (...) No me fue tan fácil tampoco, tocó utilizar una serie de amistades y hablar con la inspectora, etc., etc. Pero ya se dieron y se está revisando para no tener tropiezos en el camino”.

Es decir, las autoridades tendrán no solo que extirpar la podredumbre de los funcionarios en algunas entidades públicas, sino reestructurarlas, y también rediseñar la manera de controlarlas con efectividad desde la Alcaldía, y que a la vez este control no se vuelva permeable a las malas mañas de algunos constructores. Y quizá preocupan más las implicaciones de los dos “etc.” de la grabación, que la propia conversación explícita.

Y según las grabaciones, algunas entidades no solo tienen funcionarios cooptados y corruptos, sino que también los engañan, como se colige del intercambio en el que uno le pregunta al otro que si “(...) hoy radican esa vaina”, y el otro le responde que “(...) si me sale bien la cuestión, sí. Yo creo que sí porque uno hace las cosas como están en el oficio y hay que echarle mentiras a las Curadurías, cambiarles las cosas porque esas normatividades ahora con ese nuevo bololó han cambiado de dos meses para atrás”, y añade que “(...) entonces lo que estoy viendo es que hay que echarle carretilla a esa gente. Ellos no van, pero hay que cambiarle las cosas y modificarle la memoria estructural”.

De lo anterior se confirma lo dicho antes, que lejos de un propósito de enmienda, parece haber un afán por reorganizar la forma corrupta de actuar para evadir los nuevos controles. Aunque es importante que las autoridades procesen y castiguen a los infractores, lo es aún más garantizar procedimientos limpios para proteger a la población, a la mayoría de constructores correctos, y al erario, de esta ilegalidad descarada.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS