COVID y organizaciones sociales

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace unas semanas diversas organizaciones sociales (OS) llamaron la atención sobre las consecuencias que podrían tener las medidas dictadas con ocasión o como efecto de la pandemia en esas instituciones y en el cumplimiento de sus misiones.

Estas organizaciones trabajan denodadamente, a veces ‘con las uñas’, en la promoción de derechos y un mejor bienestar en el desarrollo social, económico y cultural en los territorios, y en algunos de estos pueden ser hasta la única alternativa a las necesidades de salud, educación y vivienda de los más pobres, además de constituirse en animadores para la construcción de paz, protección del medio ambiente, gobernabilidad, defensa de los derechos humanos, acceso a la justicia e impulso a la igualdad y la inclusión social, algunos de los cuales sirven como modelos por haber originado impactos relevantes en las comunidades. Esto, además, tiene el lado loable de que la operación de tales entidades, naturalmente sin ánimo de lucro, no genera ganancias, lo cual implica que los excedentes que quedan tras cada ejercicio social tienen que reinvertirse en el desarrollo de sus objetos sociales.

A no dudarlo, la emergencia causada por el COVID-19 ha afectado también diversos procesos organizativos y sociales liderados por la OS, sobre todo aquellos que se venían desarrollando en los territorios más distantes y vulnerables del país, por cuanto tienen que sortear con los riesgos propios de las poblaciones en las que trabajan y continuar estableciendo alianzas y contratos con entidades públicas, con la cooperación internacional y con empresarios. Y ya sabemos las debilidades institucionales en que están todas estas organizaciones por cuenta de la pandemia.

Por lo anterior, nos unimos al llamado que otras instituciones han hecho al Gobierno nacional, a los Gobiernos territoriales, al sector empresarial y a la cooperación internacional para que no se olvide el aporte que las OS hacen para el desarrollo social y para que, en la actual coyuntura, se retomen los contactos con éstas para que no languidezcan.

Tiene sentido que el Estado en su conjunto, incluidos nuestros entes territoriales, presten la mayor atención a las solicitudes formuladas por las OS reconocidas, de entre las que destacamos que se les destine como beneficiarias de las soluciones derivadas de las medidas expedidas durante la actual emergencia, así como aumentar los incentivos al sector privado para mantener las donaciones que realizan a las OS; promover la suscripción de nuevos contratos y convenios con las OS conocidas, para desarrollar actividades dispuestas por los Gobiernos nacional y regionales. En suma, adoptar decisiones que fortalezcan su sostenibilidad.

Es conveniente que la nación, el departamento y el Distrito, así como los empresarios e instituciones que los agremian, consideren brindar una mayor atención a las OS para no abandonarlas en estos tiempos difíciles.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS