Editorial


El catastro multipropósito

“Más aportes mejorando la caja de la Alcaldía supondrán, teóricamente, ingresos adicionales para hacer más y mejores obras...”.

EL UNIVERSAL

24 de noviembre de 2021 12:00 AM

Cae muy bien la noticia de la firma del convenio para actualización y conservación catastral de Cartagena, celebrado entre el Distrito y la Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital de Bogotá, por medio del cual se logrará la gestión del Catastro Multipropósito en nuestra jurisdicción.

Es absurdo que, con los avances tecnológicos y las necesidades de mayores recursos, teniendo presupuesto para ello, la ciudad se haya demorado tantos años para dar este paso esencial, que permitirá conocer con precisión cuánto ha crecido, y por fin cuente con la información para calificar acertadamente la situación de cientos de predios, que han cambiado su naturaleza jurídica a partir de las actividades para las que son destinados por sus propietarios o tenedores.

Entre los pecados atribuibles a la clase política de la ciudad está el descuido en el progreso tecnológico. Normalmente los discursos populacheros de los candidatos en tiempos de elecciones a nivel local se dirigen a reivindicar los derechos de los más necesitados para cautivar votos; pero, cuando llegan al poder, la realidad de los hechos muestra la falta de interés en implementar estrategias que posibiliten contar con presupuestos más robustos y con información elemental para incorporar, a la base de contribuyentes, a tantos ciudadanos y comercios que se sustraen del deber de contribuir con los tributos, precisamente porque el sistema de recaudo no los registra debido al atraso tecnológico y la precariedad o desorganización de la información.

La última actualización catastral se hizo en 2014; una vez que se logre implementar y efectuar la gestión del catastro multipropósito se espera que esa actualización sea permanente, lo cual debería ocurrir, según compromiso del alcalde y de la secretaria de Hacienda, a partir de 2023, que corresponde al último año de la actual administración distrital.

Por supuesto que de nada servirá incrementar el número de contribuyentes y, por ende, los niveles de recaudo de los impuestos, singularmente del Predial, si desde ya no se planean alternativas que se traduzcan en más acciones y estrategias concretas para que los mayores recaudos no se vayan al hueco de la corrupción. Más aportes mejorando la caja de la Alcaldía supondrán, teóricamente, ingresos adicionales para hacer más y mejores obras que redunden en calidad de vida para los cartageneros. Si no se introduce ese otro factor dentro de la ecuación, más recursos también puede significar un botín más atractivo para quienes entienden que lo público es propiedad de quienes gobiernan.

Y otro elemento a considerar es ver cómo este arduo trabajo puede de alguna manera impactar la calidad y actualización de la información que maneja el IGAC, una oficina que raya en la ineficiencia, a la que el Gobierno le niega el incremento en el personal y la modernización que necesita.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS