Editorial


El Elemento Agua

“Debemos aprovechar todo proyecto de desarrollo social y humano sostenible de inversión frente al mar o que dependa de èste, de entre los cuales se encuentran (...)”.

EL UNIVERSAL

01 de mayo de 2021 12:00 AM

Ahora que el alcalde William Dau mantiene unas relaciones relativamente estables con las mayorías del Concejo Distrital, hay que aprovechar para llevar a término la propuesta que fue aprobada en ese recinto el 29 de abril, consistente en realizar un gran foro, con debate incluido, sobre el ‘elemento agua’ que reina en la Bahía de Cartagena, la Ciénaga de la Virgen, el borde costero, y las ciénagas y lagunas que nos circundan.

La propuesta implica la participación de los congresistas de Bolívar e instituciones nacionales concurrentes, y representantes de los distintos estamentos locales.

El propósito subyacente es contribuir a la reactivación, pero organizada, del territorio, contando con la voluntad política e interinstitucional hacia la promoción de iniciativas de inversión en obras tales como marinas, muelles y embarcaderos, y completar la Vía Perimetral, la construcción de la Quinta Avenida, entre otros, aprovechando por fin la oportunidad que nos brinda el privilegiado y envidiable frente de agua con el que nos dotó la Creación.

Eso pasa por la necesidad de revisar, corregir y adaptar los distintos, farragosos y demorados trámites administrativos, con un análisis juicioso a la luz de las normas de bioseguridad que nos regirán por años, por cuenta de los rezagos del COVID-19.

Entre las ventajas que la ciudad ofrece están las de ser puerto fuerte y sede de una industria palpitante que mueve el 60% del comercio marítimo del país, con más de 2.500 industrias que aportan el 6 por ciento del PIB nacional y con crecientes inversiones en la industria turística, que la consolidan como la ciudad con mayor proyección internacional de Colombia.

Con el impacto de la pandemia aumentó la deuda social, cuya satisfacción es impostergable frente a ese 34% que vive en pobreza. La configuración natural del Corralito de Piedra, confeccionado con islas, penínsulas y cuerpos interiores de agua, hace de la ciudad una identidad única basada en su morfología; y no hemos sabido aprovecharla.

Aunque hay quienes pelean contra la realidad de que el elemento agua junto con la potencialidad energética de la ciudad son los pilares de la reactivación económica para la post pandemia, debemos aprovechar todo proyecto de desarrollo social y humano sostenible de inversión frente al mar o que dependa de éste, de entre los cuales se encuentran priorizados, en el Acuerdo 27 de junio 12 de 2020, la ampliación del Corredor de Carga, terminar la Vía Perimetral, el desarrollo de marinas en áreas permitidas, el macroproyecto integral de Canales y Lagos, Protección Costera (ya adjudicada), y el plan maestro de drenajes pluviales.

Indudablemente este foro deberá ocupar la agenda institucional desde la Vicepresidencia, con la Comisión Nacional del Océano, el Distrito y las distintas autoridades que serán invitadas. Desde El Universal estaremos prestos a apoyarlo.

TEMAS