Editorial


El futuro del Dique

“Las miradas estarán puestas en el contratista, Sacyr, que ahora soportará un justificado escrutinio, pues no solo viene precedido de su reconocido prestigio...”.

EL UNIVERSAL

08 de diciembre de 2022 12:00 AM

Finalmente, el Gobierno nacional, a través de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), adjudicó el macroproyecto del canal del Dique.

A Cartagena todo le cuesta más; igual a la región. En verdad que no fue fácil que cartageneros, bolivarenses y costeños convencieran a la administración central de la necesidad de este proyecto. Tuvieron que pasar 50 años desde que se inició esa batalla por la salvación del hábitat que circunda al canal, para que Bogotá aceptara la responsabilidad que le cabe al país sobre lo que pasa en el Dique a raíz de las intervenciones que se hicieron para facilitar su navegabilidad en favor de los intereses de Ecopetrol. Hasta el alcalde de Cartagena estuvo remiso a la concreción de esta adjudicación.

Por supuesto, parecía que haría falta un milagro para que se diera, pues cada paso hacia la adjudicación padecía un nuevo obstáculo, algunos de ellos de evidente mala fe, como lo sabrá contar la historia.

Desde El Universal, en comunión con varias generaciones de líderes cartageneros, bolivarenses y de otras regiones del país, a través de décadas de arduo trabajo, gestiones y convencimiento, celebramos que las últimas administraciones nacionales, sobre todo las de Duque y Petro, hayan comprendido que los más de un millón quinientos mil habitantes que son impactados por lo que ocurra en el canal, así como el gran ecosistema al que se hiere grave y perceptiblemente cada día, todos los días, clamaban una solución de fondo como la que plantea el proyecto, concebido con el acompañamiento de los expertos holandeses, los mejores del mundo para esta clase de megaobras.

Las soluciones que proveerá el macroproyecto adjudicado son de variadas dimensiones, pero a no dudarlo, la más importante es la ambiental. Nada de lo que se concibió para llevar el proyecto al nivel de la apertura del concurso de méritos internacional es más importante que esto; la función de recuperación ambiental, lo que naturalmente impactará favorablemente no solo a la fauna y flora, con todas sus especies, incluidos los corales heroicos que han luchado por sobrevivir en espera que el hombre que los maldice les devuelva su gloria; también y por sobre todo a los seres humanos que necesitan que pare el daño propinado por el inmundo caudal que recibe y escupe el Dique.

Las miradas estarán puestas en el contratista, Sacyr, que ahora soportará un justificado escrutinio, pues no solo viene precedido de su reconocido prestigio, sino de señalamientos que deslucieron su participación como único concursante en el proceso, cuya etapa de adjudicación concluyó ayer. La región, y todas esas especies que se favorecerán con la recuperación ambiental del canal esperan que Sacyr no decepcione; por el contrario, que esté a la altura de los mejores comentarios que se digan de su larga experiencia.

¡Y van los merecidos agradecimientos a la ANI y al Gobierno nacional!

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS