Editorial


El Hospital Universitario

“El objetivo no debe ser otro que hacerlo con transparencia, profesionalismo y cumplimiento, pues el HUC merece recuperar el primer lugar que tuvo (...)”.

EL UNIVERSAL

15 de octubre de 2021 12:00 AM

Tal vez no existe un sector del que más se resienta el asalto a sus cuantiosos recursos como el de la Salud Pública. Cuando se revisan las ingentes partidas asignadas en los presupuestos nacionales, regionales y municipales en los últimos decenios, no se logra comprender cómo es que hospitales, clínicas y demás centros de salud cayeron en los grados de postración que padecimos, o que se sienta tal ausencia de oportuna y completa atención a la población, que no se explique por el peculado, el despilfarro y demás formas de sustracción ilícitas del erario y los bienes públicos.

El Hospital Universitario del Caribe (HUC) es un ejemplo de ello. Por años, a pesar de los procesos de reorganización económica con ocasión de las decisiones de intervención por orden del Estado, el deterioro del coso hospitalario llegó al punto del asco, con pabellones completos cerrados y una atención heroica de los médicos, enfermeras, ayudantes y demás personal sanitario, a quienes no solo no se les sufragaban sus justas retribuciones, sino que además se les negaban los más elementales elementos para brindar una buena atención a los pacientes y proteger la salud propia.

Enfermarse llegó a ser una tragedia, pues no solo suponía la carga de soportar los dolores, achaques y molestias del deterioro de la salud; también implicaba pensar en si era necesario trasladarse a otra ciudad para lograr una atención oportuna y adecuada.

¿Cuánto dinero del Sistema se quedó en las manos de jefes políticos, sus secuaces, contratistas, proveedores, funcionarios y cómplices, que en verdad eran de la gente, para la atención de sus quebrantos? ¿Dónde están los responsables? ¿Cómo calcular el daño que le hicieron, o le han hecho, a la población de la región?

Por eso causa tranquilidad ver cómo, por la iniciativa privada con nuevos hospitales y clínicas, o por las inversiones públicas con ocasión de la pandemia, se recuperan con notable celeridad viejos centros que, como el HUC, alivian las angustias de quienes deben recibir atención médica, singularmente en casos de hospitalizaciones y servicios especializados.

Se resalta sobremanera la inversión financiera que la Gobernación de Bolívar y el Gobierno nacional vienen haciendo en dicho hospital y otros centros de salud, como una de las apuestas de mayor impacto en la región, teniendo en cuenta estos últimos 19 meses de contingencias y adversidades derivadas de la emergencia sanitaria.

Especialmente se resalta la nueva inversión, cercana a los cinco mil millones de pesos, para la recuperación de 1.672 metros cuadrados en la infraestructura del HUC para la habilitación de 58 nuevas camas. El objetivo no debe ser otro que hacerlo con transparencia, profesionalismo y cumplimiento, pues este hospital merece recuperar el primer lugar que tuvo por años en favor de varios departamentos de la Costa.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS