Editorial


El servicio de aseo

“La ciudad no se puede dar el lujo de algún deterioro en el servicio de aseo urbano, que regularmente ha estado bien prestado por las dos empresas contratistas”.

EL UNIVERSAL

14 de octubre de 2021 12:00 AM

Las quejas por el deterioro en el servicio público de aseo se han disparado de forma insuficientemente explicada en las últimas semanas, en un giro en la conducta del o los prestatarios del servicio, que merece una aclaración concreta de lo que puede estar pasando.

En efecto, residentes en distintos barrios señalan que los vehículos no pasan algunos días de los tradicionalmente programados, o que se han vuelto irregulares los recorridos usuales, con lo cual los ciudadanos sacan las bolsas de residuos a los antejardines o sitios acostumbramos y deben esperar más tiempo que antes para que las recojan, y en algunos casos hasta una semana.

La acumulación de basuras provoca que las bolsas se partan, a veces por la manipulación de indigentes, recicladores y animales, o por la inclemencia del tiempo, lo que conlleva a las molestias de residuos regados, malos olores, gusanos, moscas y demás alimañas molestosas.

El Distrito no desconoce la situación, pues informa que se vio intimado a acudir a los entes de control, y que la acumulación de basuras por el incumplimiento de la recolección les ha obligado a tomar acciones, todo lo cual está documentado por la labor desplegada por los supervisores de los contratos de aseo, pero también con el concurso de los líderes comunitarios, quienes dan fe que por distintas razones las rutas no se vienen cumpliendo en sus respectivos barrios.

La ciudad no se puede dar el lujo de ver algún deterioro en el servicio de aseo urbano, que regularmente ha estado bien prestado por las dos empresas contratistas, no sólo por los efectos ambientales y de preservación de la salubridad pública, que son los aspectos más importantes, también por la afectación a la imagen de la ciudad, en tanto que buena parte de la economía de ésta subsiste por la impresión que procuramos brindarle a nuestros visitantes.

Entendemos que los representantes de la Alcaldía y de las empresas prestatarias del servicio se han reunido con el fin de concertar las oportunidades de mejora y las acciones correctivas a que haya lugar; pero a pesar de esos encuentros de trabajo las quejas persisten.

Aunque ya las dos empresas han expuesto causas razonables de estas situaciones, el próximo martes, con la asistencia de la Superintendencia de Servicios Públicos, sus gerentes ofrecerán las explicaciones al Distrito del porqué persisten las fallas reprochadas, así como los compromisos para enervarlas.

Todo lo anterior nos permite inferir que aún pudiera haber más causas en esta inusual reducción en la calidad del servicio. Tiene sentido que Alcaldía y empresarios se sienten con total sinceridad, para identificar qué es lo que puede estar pasando que vaya más allá de meros incumplimientos, y que reconstruyan una relación que debe fluir sin recelos o suspicacias, pues en la mitad de lo que está ocurriendo está una ciudad que espera ese entendimiento.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS