El Universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cartagena es una ciudad con grandes posibilidades y recursos, y también con grandes debilidades, la mayor de las cuales es la pobreza, que en vez de mejorar, parece empeorar según la encuesta de percepción de Cartagena Cómo Vamos. Cuando Jhorland Ayala y Adolfo Meisel lanzaron su estudio de la pobreza local, y sus soluciones, en un foro organizado por El Universal, ya las carencias eran serias, y sin duda la ciudad tiene que pasar de las palabras a la acción. Nada es más importante que sus habitantes.

La pobreza tiene diversos orígenes, y no dudamos que uno de los principales es la corrupción pública y su contraparte privada. Aunque hay algunos políticos bien intencionados, el sistema torcido les impide sobresalir. Para muchos políticos su actividad se concentra en cómo repartirse el erario, y a la vez fingir que trabajan por la ciudad. Mientras esa no deje de ser la forma de hacer política, es decir, politiquería, todo empeorará. La labor de los entes de control ha mejorado mucho, pero aún falta mucho por hacer.

Otro problema del que se ocupa El Universal es el de la depredación del medioambiente, en particular en la ciénaga de la Virgen, la que debería ser una riqueza ecológica para explotar de forma sostenible por los habitantes de la ciudad. También el peligro en el que está La Popa y el cerro de Albornoz, invadidos a pesar de la inestabilidad del segundo. Ambos deberían ser pulmones verdes de Cartagena.

El canal del Dique, un brazo artificial del río Magdalena, es a la vez uno de los mayores contaminadores de la bahía y de los parques de corales aledaños a Cartagena. Además, los sedimentos amenazan la entrada al puerto, y la cuña salina a la toma agua de Acuacar en Conejos. Del acueducto dependen todos los barrios de todos los estratos. Construir las esclusas y demás obras es indispensable, y enseguida.

La defensa costera y la avenida desde Crespo al hotel Caribe son cruciales para el turismo, que a la vez es uno de los mayores empleadores formales de Cartagena, y una de las claves para reducir la pobreza, si bien no es la única, pero al menos lo tenemos ya de forma tangible y hay que defenderlo.

Otra de las plagas terribles de toda la ciudad es el ruido, que va mucho más allá del que produce cualquier ciudad normal. El ruido incluye artefactos para hacerlo en las llantas de los buses del TPC; equipos de sonido a todo volumen en casi todos los barrios, incluyendo los de estratos más altos, y también en buses y autos privados; y por supuesto, los bares en áreas residenciales, que son irrespetuosos de los derechos del vecindario.

La invasión del espacio público, también en los barrios de todos los estratos, es alarmante, incluyendo el parqueo de autos privados en las calles públicas, que no solo no pagan nada al erario por usarlas, sino que trancan el tráfico. Muchos edificios también abusan de las áreas comunes, encadenándolas como única manera de asegurar que sus inquilinos puedan parquear. Las basuras también son un lastre enorme, comenzando con los ciudadanos que las botan a las calles y demás áreas públicas.

La nueva Dirección de El Universal no solo continuará con estos rumbos editoriales, sino que estará atento para incursionar en los demás que fueren necesarios para defender más y mejor a la ciudad.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS