Empresa y desempleo

01 de junio de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aunque para quienes están al frente de las fami, micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) no fue para nada una sorpresa la impresionante cifra de desempleo en abril que el Dane reveló este viernes (casi del 20%), esperamos que, al menos, haya inquietado a los que suelen considerar a los empresarios como enemigos del pueblo y la empresa, dimensión que debe ser erradicada de la realidad social; y, más aún, para aquellos que en las últimas semanas celebraban en redes la destrucción y cierre de establecimientos de comercio, negocios y fábricas por cuenta de la cuarentena decretada para atender la emergencia sanitaria causada por el coronavirus, una cruel irracionalidad que no se esperaría de personas medianamente informadas.

Claramente tampoco fue una novedad tan aterradora la caída del mercado laboral para los millones de trabajadores que dependen de la existencia de compañías y negocios micro, pequeños, medianos o grandes de este país, para lograrse el sustento personal y familiar, pues en sus propias vidas, sobre todo quienes ya perdieron su empleo o para tantos que hoy tiemblan de pensar que en las próximas semanas pudieran ser cesados en sus cargos, sienten y saben el impacto que tiene en el bien común el buen funcionamiento o la salud de las empresas.

Es increíble que haya quienes aún pongan en duda que la empresa es el motor concreto que impulsa el desarrollo económico, lo cual está reconocido en nuestra Constitución Política, que la califica como “base del desarrollo” social.

Y es fundamental porque, contrario a lo que despistados detractores pudieran pensar, la empresa o los empresarios no son sólo ese pequeño grupo de colombianos incluidos en las listas Forbes que se publican cada cierto tiempo para destacar a los principales millonarios del mundo.

La realidad es que, así como la empresa, formal o informal, es toda actividad económica organizada para la producción, distribución y venta de bienes o para la prestación de servicios, empresario es todo aquel que, individual o conjuntamente con otro u otros, constituye cualquier tipo de negocio lícito por pequeño, mediano o grande que sea, para desarrollar su vocación de emprendedor con autonomía mediante la ejecución de actos mercantiles, obviamente con las limitaciones propias de la función social que cumple la empresa, lo cual implica responsabilidades.

En nuestro país el número de pequeñas y medianas empresas (pymes) supera exponencialmente a las grandes empresas. Y las mipymes representan el 90% de las empresas existentes en el país, empleando a más del 65% de la fuerza laboral. Por ello, atacar al empresariado colombiano y celebrar la destrucción de la empresa supone necesariamente arremeter también y, sobre todo, contra los miles de comerciantes propietarios de micro, fami y pequeños negocios, que día a día luchan por mantener abiertas las puertas de sus establecimientos.

Si la salud hasta ahora ha sido la prioridad, no adoptar medidas por la continuidad o preservación de los negocios mercantiles es tan grave como no hacerlo por el sistema sanitario.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS