Editorial


En memoria de un grande

“Alejandro Galvis Ramírez fue el colombiano que más claro ha tenido el valor o la importancia de una prensa regional fuerte e independiente”.

Para esta casa editorial y, a no dudarlo, para la prensa libre colombiana, constituye una gran pérdida la partida impensada del gran maestro e impulsor del desarrollo y defensa del periodismo regional, Alejandro Galvis Ramírez.

Digno sucesor de su padre, el recordado patricio santandereano, Alejandro Galvis Galvis, fundador del periódico Vanguardia Liberal (hoy Vanguardia), pronto se percató que las regiones requieren de periódicos fuertes, independientes y comprometidos con el desarrollo local, la buena política y el progreso social y empresarial, pero desde una visión global.

El aprendizaje de ese gran periodista, líder político y social que fue su padre llevó a Alejandro Galvis Ramírez a promover periódicos en ciudades como Popayán, Pereira e Ibagué. En Cartagena, hace 38 años, fue recibido como socio mayoritario y presidente de la junta directiva por varios años de El Universal, periodo durante el cual contribuyó a que nuestro diario diera el salto hacia la revolución de las tecnologías, sin abandonar los principios fundantes del periodismo y de la libertad de prensa. Su influencia en nuestra casa editorial se siente en cada rincón y todo su talento humano ha recibido, de alguna manera, de su inspirador legado.

Su defensa a ultranza de las ideas del liberalismo humanista, de la primacía de los derechos del individuo, de la libertad de empresa y de prensa, y del debate libre pero respetuoso, así como de la cultura de la veracidad, la imparcialidad y la objetividad, acendrada por el coraje a la hora de la defensa de esos valores y de la lucha contra el crimen y la corrupción política, marcaron un signo que imprime el carácter de los medios y agencias que fundó, dirigió o lideró, y que las nuevas generaciones, orientadas por Alejandro Galvis Blanco, quien lo ha sucedido en tales responsabilidades, estamos llamados a observar, preservar y promover.

Alejandro Galvis, además, se ha ganado el derecho a ser citado como ejemplo para las actuales y futuras generaciones de lo que un ciudadano comprometido puede significar para su ciudad, la región y el país. Asumió, con desprendimiento, fortaleza, enjundia y alegría, el liderazgo de Bucaramanga y el Departamento, propiciando el buen ejercicio de la política, y la conformación de diversas iniciativas empresariales, cívicas y sociales.

Fue el colombiano que más claro ha tenido el valor o la importancia de una prensa regional fuerte e independiente, y lo supo transmitir en buena parte del territorio patrio, pues sostenía que solo la prensa local suple el servicio de información veraz a los ciudadanos que necesitan saber y difundir lo que ocurre en sus localidades, barrios, cuadras y calles.

Gracias don Alejandro. Y van los sentimientos de solidaridad de El Universal para con su amada familia, la Junta Directiva, periodistas, empleados de Vanguardia y a todo el Santander de sus desvelos.

TEMAS