Editorial


Guerra en el sur

“Se demanda del presidente y el ministro de Defensa todo el interés por ocuparse de los civiles en esta guerra que se libra, no en el Oriente Lejano, sino en el sur de Bolívar”.

EL UNIVERSAL

30 de noviembre de 2023 12:00 AM

Lo que está ocurriendo en el sur de Bolívar es espeluznante. La grave situación humanitaria por causa de los enfrentamientos de grupos armados en la Serranía de San Lucas debería tener a todo el Gobierno nacional centrado en cómo atender los desplazamientos masivos y disminuir el daño emocional y material de decenas de familias que están sufriendo sin contemplación.

De acuerdo con informaciones de radio, las confrontaciones armadas se dan entre la subestructura ‘Erlin Pino Duarte’ del Clan del Golfo, el Eln y la Estructura 37 de las disidencias de las Farc, que se disputan el dominio de las minas en el sur de Bolívar

¿En dónde está la fuerza pública?

El secretario del Interior departamental, Raúl Vargas, ha solicitado mayor pie de fuerza al Ministerio de Defensa, para que el Ejército retome la situación y vuelva la paz a esos territorios. Ya van más de 400 desplazados, atendidos por la Secretaría de Víctimas; pero se necesita más que eso.

La Defensoría del Pueblo, al rechazar los graves hechos de violencia y combates que suscitan la crisis humanitaria y violación a los Derechos Humanos de la población civil en zona rural de los municipios de Arenal, Morales, Montecristo y Santa Rosa del Sur, ha recordado a las autoridades que la situación había sido advertida reiteradamente en las Alertas Tempranas 018-21 y 034-23.

Se necesita con urgencia la acción del Estado y atención humanitaria de sus instituciones; proteger a las comunidades es prioritario, para lo cual se requiere el desarrollo de misiones de atención con acompañamiento institucional, que incluya aspectos de salud, ayuda alimentaria y demás acciones protectoras, que, como lo afirmó la Defensoría, “reivindiquen la neutralidad y protección de la población civil en casos de conflicto, de parte de instituciones estatales, intergubernamentales y sociales, de acuerdo con sus funciones misionales”.

El Gobierno no puede limitarse en nada que sea legítimo en la atención de esta población. Apoyar la petición de la Defensoría en la Misión de Verificación, la toma de censos, y procurar el retorno seguro de la población civil desplazada hacia el corregimiento San Pedro Frío, habitantes del corregimiento Mina Guarapearía y circundantes, de los municipios de Santa Rosa del Sur, Arenal, Morales y Montecristo, no admite dilaciones ni excusas. Se impone que se analice la situación, de lo cual debería surgir un plan de acción para la protección de esas comunidades y las que están en riesgo.

No solo se espera que el Estado en pleno brinde todo el apoyo y la atención que sean necesarios para desarrollar acciones de prevención y protección a las familias afectadas por la violencia en esta sufrida zona del país; también se demanda del presidente y el ministro de Defensa todo el interés por ocuparse de los civiles en esta guerra que se libra, no en el Oriente Lejano, sino en el sur de Bolívar.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS