Editorial


Juventudes a elecciones

“La sociedad espera que los jóvenes sepan aprovechar esta novedosa oportunidad que les brinda la democracia. Se les está reconociendo voz y voto para elegir...”.

EL UNIVERSAL

05 de diciembre de 2021 12:00 AM

En un país como el nuestro, somos propensos a ignorar voces, opiniones e ideas cuando no están conformes con los criterios propios. Las juventudes suelen estar dentro de esas voces ignoradas, a pesar de que buscan, mediante diversas formas, recibir la atención que merecen.

Corresponde a los mayores brindarles más posibilidades para que se expresen con libertad, y más aún en campos donde tengan reales oportunidades de hacer parte del cambio y en la edificación de un mejor país.

Como respuesta a este interés por parte de los jóvenes es que se realizan las elecciones para el Consejo de Juventudes, que se celebran hoy domingo como un mecanismo de participación relevante porque logra darle otro conducto concreto a las reclamaciones y peticiones de las juventudes. Por primera vez en la historia de Colombia sus voceros naturales serán elegidos por los mismos jóvenes entre las edades de 14 y 28 años.

Con esta nueva institución los jóvenes consejeros que se escojan tendrán a su cargo visibilizar las propuestas de las nuevas generaciones frente al desarrollo político y social.

El hecho de que sean los mismos jóvenes quienes escojan a otros jóvenes para que los representen inmediatamente se vuelve algo impactante y también esperanzador, pues se supera un poco esa vieja idea de que los jóvenes no están preparados para tomar decisiones que interesan al presente de la República. De esta manera, se logra dar un paso trascendente para fomentar la confianza de las juventudes hacia la institucionalidad y el sistema de gobierno.

Por otro lado, estas elecciones son una forma de demostrar que la participación juvenil va más allá de marchas pacíficas y manifestaciones. Se demuestra que las juventudes tienen dos lógicas para poder manifestar su participación ciudadana: la formal y la informal. Ya hemos visto hasta dónde pueden llegar desde la informalidad; ahora tenemos la oportunidad de ver también su trayecto desde la formalidad institucional.

Los jóvenes siempre están llamados a defender causas justas y a formular propuestas para suscitar los cambios sociales; y a los gobernantes compete que sus voces sean escuchadas y respetadas. Por eso, ahora contarán con un escenario que responde a viejas reclamaciones de mayor participación para que sus ideas y agendas se conviertan en políticas públicas, que hagan parte de los programas del Gobierno y en los planes de desarrollo. Con esta nueva figura los jóvenes ganan otro espacio para que sus necesidades e intereses estén representados.

Por todo esto y más razones, la sociedad espera que los jóvenes sepan aprovechar esta novedosa oportunidad que les brinda la democracia. Se les está reconociendo voz y voto para elegir, de entre sus pares, explícitos voceros.

Animamos a nuestros jóvenes a que participen en las elecciones de hoy, informándose sobre los candidatos y sufragando a conciencia.

  NOTICIAS RECOMENDADAS