Editorial


La concreción del Plan 4C

“La adaptación y mitigabilidad en el Plan 4C actualizado, debe convertirse en fuente de empleo y bienestar, en donde el clima se transforme en oportunidades para todos (...)

EL UNIVERSAL

18 de mayo de 2022 12:00 AM

Desde esta tribuna, en abril de 2020 expresamos que el Plan 4C del Distrito debería tener una visión al 2050 en forma integral y resiliente, para lograr que Cartagena de Indias se convierta en modelo de ciudad costera en lo portuario, industrial y turístico, preparada para el cambio climático, plazo durante el cual deberíamos planificar y ejecutar acciones innovadoras, de manera articulada entre los sectores público-privado, de tal manera que se reduzcan los riesgos ambientales, se fortalezca la economía local para mayor empleabilidad, mejora de su competitividad, todo en un marco de desarrollo compatible con el clima.

Esta semana publicamos la noticia del avance del Plan de Adaptación para el Cambio Climático en Cartagena, que permitirá adecuar la ciudad al cambio climático e implementarlo, conforme con directriz librada desde el Gobierno nacional a partir de la Ley 1931 de 2018, que fijó las bases para la gestión del cambio climático en todo el país.

En su momento, el Concejo Distrital estableció dicho Plan mediante el Acuerdo N° 027 de junio 12 de 2020. Pero la trazabilidad de este Plan viene desde julio de 2014, con lo cual, después de 8 años, la administración acaba de informar un nuevo ajuste, lo que insta a realizar un balance retrospectivo para comprender si hemos avanzado lo suficiente y qué no hemos hecho bien.

En esa línea, es imperativo preguntarse de dónde saldrán los recursos para la financiación de los proyectos priorizados que mitigarán en la ciudad la adaptación.

Cartagena debe repensar que su patrimonio natural, su activo ambiental, es parte de su sistema principal de protección y resiliencia. Solo entendiendo la dinámica de los ecosistemas podrá planificarse, desde el ordenamiento ambiental del territorio, de forma integral, la ciudad de hoy, pero construyendo con la naturaleza.

Para ello, el factor productivo de la ciudad debe apostarle a impulsar un territorio planificado considerando los niveles de riesgo y vulnerabilidades, con una visión de largo plazo que marque el norte para que, tanto sector público como privado y sociedad civil, trabajen armónicamente de manera coordinada, en un proceso incluyente y participativo de cara a la Cartagena del futuro.

La adaptación y mitigabilidad en el Plan 4C actualizado, debe convertirse en fuente de empleo y bienestar, en donde el clima se transforme en oportunidades para todos y sea una de las líneas estructurantes del próximo Plan de Ordenamiento Territorial, en el que el elemento agua realmente sea el eje articulador e integrador del ordenamiento ambiental del territorio.

Pero mientras no tengamos identificadas y comprometidas fuentes de financiación claras, una banca dispuesta a apalancar y al nuevo Gobierno nacional comprometido, el esfuerzo de todos estos años no se verá en la ejecución de proyectos concretos con indicadores de éxito.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS