La dieta planetaria

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La cadena de noticias CNN publicó el artículo ‘Nueva dieta puede salvar vidas y el planeta’, de Nina Avramova, analizando la propuesta de varios científicos, quienes aseveran que para salvar al planeta y a su gente, se debe cortar el consumo de carne y azúcar por la mitad; y elevar el de frutas, vegetales y las distintas nueces. Aseguran que así también se evitarían hasta 11,6 millones de muertes prematuras. La publicación apareció por primera vez en la prestigiosa revista científica, The Lancet, de donde la tomó la agencia de noticias.

La nota advierte que 3 billones de personas en el mundo están malnutridas: aquellas que comen demasiado poco (1 billón); y las que lo hacen más de la cuenta y con los alimentos equivocados (2 billones). Asegura el artículo que producir comida viola las metas medioambientales, impulsa el cambio climático, promueve perder biodiversidad y contamina. Según los autores, la población mundial, que llegará a las 10 billones de personas en 2050, sumada a nuestra dieta y malas prácticas para producir comida, aumentarán los riesgos para la gente y el planeta.

El editor de The Lancet, el Dr. Richard Horton, cree que la nutrición escapa a la atención política dada a enfermedades como el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

El artículo sugiere 5 estrategias para cambiar la dieta sin dañar más el planeta: incentivar a la gente a comer más sano, variar las cosechas mundiales, intensificar la agricultura sustentable, tener reglas más estrictas para regular los mares y la tierra, y reducir el desperdicio de comida.

La dieta planetaria saludable, para personas de 2 años en adelante, que debe reducir las enfermedades crónicas del corazón y la diabetes, además de impedir más degradación ambiental, tendría un consumo ideal de granos, productos lácteos, proteínas, grasas y azucares, con un total diario de 2500 calorías. Esta dieta implica duplicar el consumo de diversas nueces, frutas, vegetales y legumbres.

Esta dieta es culturalmente difícil de implementar, dadas las apetencias regionales por distintas clases de alimentos, tendiendo los orientales a consumir más vegetales, y también 1,5 veces más vegetales con almidones, mientras los occidentales consumen 6,5 veces más carne de la recomendada. Si se cambiaran estos hábitos, se evitarían entre 10,9 millones y 11,6 millones de muertes prematuras al año (entre 19% y 23,6% de todas las muertes de adultos).

Recomiendan los autores que el mundo prohiba talar más bosques para sembrar cualquier cosa, y que se acaben los subsidios a la pesca, que ya es sobrepesca en todas partes, decimos nosotros. Y reiteran la necesidad de incentivar a los agricultores a sembrar menos cantidad de tierra con monocultivos, y diversificar la siembra hacia diversos productos nutritivos y sanos. Y por supuesto, está implícito reducir la cantidad de tierra en pasturas para ganadería, como ha sugerido ya Fedegán, y pasarla a la agricultura o volverla bosques.

Colombia debería moverse hacia estas políticas también, ojalá sin volverlas banderas ideológicas.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS