Editorial


La OPA de Nutresa

Es fácil imaginarse que, de darse la adquisición, será muy complejo seguir asumiendo posiciones de grupo empresarial para adoptar las decisiones...”.

EL UNIVERSAL

25 de noviembre de 2021 12:00 AM

Desde estos lares resulta interesante lo que está sucediendo con la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Nutresa por el Grupo Nugil, conformado por la familia Gilinski y el Royal Group de Abu Dhabi.

Interesante porque, de darse, supondrá un cambio profundo y brusco en el funcionamiento del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), que ha fundado su éxito no solo en el manejo avezado de los negocios; también en la contribución a la construcción de la cultura paisa, a partir de valores como el sacrificio, la solidaridad regional y el arrojo.

Ese regionalismo propio de los paisas, por el cual han sabido preservarse de toda intromisión vinculada con los grandes capitales, singularmente los que provienen del ‘curubito’ bogotano o desde los grupos empresariales latinos e internacionales, siempre había sido respetado, pues su composición solo ha traído ventajas al desarrollo económico del país, pero sobre todo, al fortalecimiento de las capacidades creativas de la copiosa pléyade de emprendedores oriundos de Antioquia y el Eje Cafetero, que forjaron muy bien la audacia para salir con el maletín de negocios a vender y a comprar por el mundo.

La osada operación que ha provocado el Grupo Nugil para la adquisición de al menos el 50,1% de las acciones suscritas, de lo que se puede inferir hay algún margen de posibilidad de que no se concrete, pues seguramente el orgullo paisa debe estar elucubrando cómo hacer para que no se perturbe la estabilidad del GEA (conformado por los Grupos Nutresa, Sura y Argos), pues es uno de sus tres pilares el que está en juego.

Es fácil imaginarse que, de darse la adquisición, será muy complejo seguir asumiendo posiciones de grupo empresarial para adoptar las decisiones que signifiquen diseñar el camino de las empresas que lo conforman, con unidad de propósito y dirección, pues muchas de esas decisiones no solo tienen que ver con la discusión de estrategias de negocios o de la responsabilidad social empresarial, sino de coyunturas que se relacionan con el desarrollo regional y la valoración del país paisa, en torno del cual, a pesar de lo que viene ocurriendo desde el advenimiento del alcalde Quintero, persiste.

Por cierto, no pudo haber un mejor momento para este zarpazo que, aunque legítimo, no deja de serlo habida cuenta del espíritu singular que distingue a los líderes del GEA, pues uno de los flancos que siempre había estado allí para proteger a las empresas paisas de las pretensiones de empresarios que no nacieron en la cultura del carriel y los arrieros, esto es, el flanco político y oficial regional, está resquebrajado, al punto que en la práctica ha fungido como la puerta débil por la que se habían logrado meter el notablato santafereño y hasta políticos costeños, pero ahora, también, extranjeros oriundos de ultramar.

En verdad que es impredecible todo lo que puede pasar, pues no es solo otra gran operación bursátil.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS