Editorial


La política de infancia

“El reto de sacar adelante una Política Pública Distrital en esta materia implicará, además, basarse en los convenios internacionales ratificados por Colombia, la profusa legislación...”.

EL UNIVERSAL

02 de diciembre de 2023 12:00 AM

A propósito de la conclusión del empalme entre los gobiernos saliente y entrante a nivel distrital, y el anuncio de ciudadanos de alto nivel profesional y experiencia para los cargos locales, conviene anotar algunas ideas en relación con el tema más sensible de todos los posibles, pero que no se menciona en capítulo aparte, tal vez porque es transversal a todos los demás.

Se trata de la política distrital sobre Infancia y Adolescencia, que en la ciudad es dirigida por la Secretaría de Participación, entidad que acusa restricciones presupuestales que han impedido conformar una planta de personal permanente, sin los inconvenientes de las OPS que provocan tanta inestabilidad y falta de continuidad en las metas y programas que las autoridades se proponen, y retardan gravosamente los procesos ya de por sí farragosos de contratación.

Darle estabilidad y relevancia a esta política, que no existe, implicará que, quienes lleguen a los cargos en enero, adecúen los programas que van a desplegar en el Distrito al complejo marco normativo que los regula, lo que disminuirá los riesgos de dilapidación de recursos en proyectos inanes o intrascendentes que se acercan muy poco a las metas que se imponen los funcionarios frente a las realidades de la ciudad.

Se requiere, también, un trabajo coordinado entre distintas Secretarías, pues si se mira solo como un asunto de la de Participación, no habrá política pública para los niños, niñas y adolescentes. Por ejemplo, no deben comportarse como compartimientos estancos las de Participación y Educación; si actuaran en armonía no habrían solo 7 CDI en el Distrito a pesar de la demanda de cobertura enorme que hay, o solo 3 ludotecas y una casa lúdica, a pesar de la importancia que nadie discute sobre el juego en el desarrollo intelectual, afectivo y corporal de los niños.

Miembros del equipo de empalme sobre estos temas han hecho importantes recomendaciones, que vale la pena atender por quienes finalmente integren el próximo gabinete distrital, para lo cual se necesita que la cabeza de la administración asuma como propio el reto de revolucionar positivamente la gestión pública en un tema tan sensible.

El reto de sacar adelante una Política Pública Distrital en esta materia implicará, además, conocer y basarse en los convenios internacionales ratificados por Colombia, la profusa legislación nacional y los acuerdos distritales vigentes.

Y un especial cuidado con las rutas de atención para las víctimas de violencia sexual, de maltrato infantil y demás vulnerabilidades a que se ven sometidos las niñas, niños y adolescentes de la ciudad, poniendo énfasis en la prevención y en la eliminación del trabajo infantil.

Pero, sobre todo, avivar los programas dirigidos al fortalecimiento de la familia, y de los valores familiares esenciales, como núcleo fundamental y de especial protección social.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS