Editorial


La respuesta del alcalde

“Desde la óptica política, cobró interés su contundente declaración en cuanto a que no es ni uribista ni petrista ni comunista, ni son las razones ideológicas las que (...)”

EL UNIVERSAL

16 de septiembre de 2020 12:00 AM

El burgomaestre, William Dau, dio respuesta al editorial de nuestra edición de este lunes, denominado ‘El alcalde y la marcha’, empleando para ello redes sociales de la Alcaldía, referido a las aprensiones que entre grupos con percepciones diferentes o contrarias hubo de su participación en las protestas que protagonizaron jóvenes y algunos colectivos sociales, a propósito de videos que mostraron momentos parciales de su actuación en estas.

Esa respuesta al editorial contiene elementos que valen la pena comentar, siendo su contenido uno de los mejor hilvanados que se le han visto, lo cual demuestra la importancia política de explicar las razones ontológicas que sustenten las decisiones del gobernante con miras a aclarar a la comunidad de gobernados, aquellos aspectos que causen desconcierto en sus iniciativas y en sus gestos.

Básicamente mencionó el alcalde que decidió concurrir a la marcha en su condición de ciudadano particular por solidaridad con los familiares de las víctimas de la violencia, pero singularmente por su condición de alcalde de todos los cartageneros, tanto de los de derecha como los de izquierda y de centro, recalcando que no tiene ideología política, pero si tuviera que escoger se definiría como social demócrata. Igualmente que, como jefe de policía en el Distrito, tenía que velar por el bienestar de todos para evitar cualquier confrontación entre los manifestantes de la sociedad civil y los policías, destacando que tuvo que intervenir al menos en cinco ocasiones para evitar hechos violentos en defensa de la integridad de unos y otros, lo cual fue exitoso en la medida que no hubo muertos ni heridos ni daños materiales.

Desde la óptica política, cobró interés su contundente declaración en cuanto a que no es ni uribista ni petrista ni comunista, ni son las razones ideológicas las que le movieron a integrar su gabinete, pues nunca ha preguntado por quién votaron a Presidencia de la República los aspirantes a cargos distritales. Así mismo, pidió enfáticamente no polarizar más a Colombia, insistiendo en que la sociedad colombiana no se debe dividir entre izquierda y derecha. Vale resaltar también el ‘jalón de orejas’ lanzado a las caras visibles que encarnan la polarización pública, a quienes pidió no echar leña al fuego en la concordia nacional. Sobre estas declaraciones vale destacar también:

- La afirmación en cuanto a que no representa una ideología en particular, lo cual manda un mensaje que ojalá escuchen miembros de su gabinete, pues no deben obrar, de cara a esa línea de quien sí fue elegido por el pueblo, para servir a sus personales filiaciones ideológicas, sino armonizando todos los intereses de la comunidad en su conjunto.

- Que no estará al servicio de los polarizadores, lo que nos permite sumarnos a su posición de rechazo a las actitudes incendiarias asumidas por líderes de los extremos del espectro político nacional, quienes sólo representan sus mezquinas ambiciones de poder, y no a la mayoría de los colombianos que trabajan día a día para construir un país decente, justo y fraterno.

TEMAS