Editorial


La reunión con los ‘cacaos’

“Tranquiliza que el primer mandatario haya aclarado que la del martes fue apenas la primera reunión con los grupos empresariales, por lo que se espera que en próxima ocasión...”.

EL UNIVERSAL

23 de noviembre de 2023 12:00 AM

Se recibe con beneplácito la movida del presidente Gustavo Petro, de reunirse con los controlantes de algunos de los principales grupos económicos del país, justo en los días en que cunde la preocupación por los recientes datos de la caída del PIB a -0,3%.

Se valora este paso del presidente, habida cuenta del deterioro en las relaciones con la clase empresarial, no solo por sus frecuentes diatribas contra los industriales, banqueros y comerciantes, a quienes suele tildar de esclavistas y explotadores; también por sus desplantes a líderes gremiales.

Es también un paso tranquilizador tras haberse conocido que estaba releyendo ‘El Capital’, una literatura que no anima a la inescindible relación constructiva entre capital y trabajo, que es precisamente lo que hay que cohesionar cuando las crisis comienzan a golpear la economía. Por el contrario, se esperaría que estuviera releyendo a la escritora que más citó durante la última campaña presidencial, Mariana Mazzucato, economista que sostiene la imposibilidad de un desarrollo sostenible sin la relación colaboradora, fructífera y armoniosa entre los sectores público y privado.

Los temas escogidos para la reunión de este martes también resultaron atinados, mencionados por el presidente, pues serían ejes centrales del esperado Acuerdo Nacional. Tranquiliza, también, que el primer mandatario haya aclarado que la del martes fue apenas la primera reunión con los grupos empresariales, por lo que se espera que en próxima ocasión invite a otros controlantes de conglomerados nacionales, pues allí no estaban todos los que son.

Faltaron, por ejemplo, nadie más y nadie menos que los líderes del Grupo Empresarial Antioqueño, los de la Costa Caribe, de los Santanderes y, por supuesto, los Gilinski, lo que, salvo el Grupo Valoren, de origen barranquillero, le dio un tinte capitalino y centralista al importante encuentro, a pesar de que entre todos los que no fueron invitados representan más del 10% del PIB nacional.

De hecho, el presidente podría reconsiderar su visión de que es mejor hablar con los dueños de las empresas que con los gremios, a quienes ve como sus meros intermediarios, pues no es estratégico. Los gremios en su conjunto reúnen a algo más del 96% de los empresarios de este país, los que, por cierto, no hacen parte de los grupos económicos que fueron invitados y los que no lo fueron, a cuyos líderes o controlantes se les llama, coloquialmente, ‘cacaos’.

No será posible, entonces, un Acuerdo Nacional si no se incorpora en las conversaciones a otros grupos de intereses, como los gremios, sindicatos, colectivos, asociaciones comunitarias, pero, definitivamente, a los gremios.

Sea lo que fuere, definitivamente, se aplaude este paso presidencial, y que sea una señal cierta de que, por fin, pronto arrancará en serio el prometido Acuerdo Nacional.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS