Las dos caras

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Justamente cuando apenas comenzábamos a disfrutar de la buena noticia difundida por Viajala, un metabuscador de vuelos y hoteles en Latinoamérica que realizó un estudio (Barómetro Viajala 2019) sobre la industria del turismo, que en Perú arrojó como destino internacional tendencia del año a Cartagena, con un aumento del 93% en las búsquedas, ubicando además a la ciudad como la tercera playa más popular de América Latina y el tercer destino más importante para los colombianos en 2019, se esparce en las redes un nuevo abuso a turistas extranjeros por parte de servidores turísticos locales.

Ayer fue tendencia un video en el que el youtuber Zac Morris denuncia que a unos extranjeros les cobraron 250 mil pesos por 10 cervezas, además de las amenazas que sufrió al intentar evitar ese cobro excesivo en Playa Blanca.

Escenas similares, propagadas por otros influencers y youtubers, han dado a conocer una cara menos amable de la ciudad. Baste recordar las penosas escenas en las redes del caso en playas de Bocagrande, en el que cobraron a turistas $550 mil pesos por 12 bebidas; o los comentarios negativos que en 2018 subió el popular mexicano Alan Estrada en sus videoblogs Alan X el Mundo, anotando que, si tuviera la oportunidad de volver a Cartagena, no regresaría a Cholón.

Y cómo no mencionar los agridulces comentarios de la Familia Nómade, famosos argentinos youtubers, quienes en un popular video alertaron sobre las “seis estafas” más comunes en la ciudad, mencionando especialmente los servicios de taxistas, palenqueras, restaurantes, vendedores de ostras, masajistas y lancheros.

Aunque es difícil exigirle a muchos de los prestadores de servicios turísticos que comprendan en su magnitud el daño que le ocasionan a la ciudad cuando deciden explotar sin contemplación a los visitantes extranjeros, y que ese acto aparentemente individual y aislado repercute sonoramente en el prestigio de toda la cadena que conforma la industria turística local, es indispensable forjar un modelo de concientización que impacte efectivamente a todos quienes viven de este trascendental sector de la economía, singularmente a los que no han tenido la oportunidad de recibir una capacitación especial en estudios técnicos, tecnológicos o profesionales.

Es necesario que se propague entre los prestatarios de servicios turísticos y, singularmente, entre los comerciantes informales que cuando la fuente de sostenimiento se explota abusivamente con el objeto de percibir la máxima retribución en el menor tiempo, no hay rumbo diferente a perderla.

Por el contrario, sólo el buen servicio, máxime en la industria turística, permite que los clientes se mantengan, se renueven y se incrementen.

La masificación y pauperización del turismo puede ser una de las mayores amenazas para la sostenibilidad de la actividad que más ingresos y empleos genera en Cartagena. Por eso, lo que un agente hace mal, daña a todo el sistema. Y tiene la ciudad el derecho de reclamar que cesen las conductas que riñen contra el propósito de preservar a la Fantástica como el mejor destino del Caribe.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS