Las primeras designaciones

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

De buen recibo la iniciativa del alcalde electo, William Dau, en seleccionar los integrantes del gabinete con el que gobernará en 2020 a través de la convocatoria pública que fue anunciada en nuestras páginas y otros medios el sábado. Será interesante ver cómo responden los cartageneros a ese llamado abierto, en el que podrán participar profesionales universitarios, con título de postgrado, que cuenten con una experiencia profesional no menor de cuatro años.

Los requisitos mínimos muestran que el perfil de los elegidos será esencialmente técnico en las áreas correspondientes. Esto, en principio, es una decisión virtuosa, pero en la práctica tiene que conjugarse con que entre los elegidos haya perfiles que entiendan el funcionamiento y papel del Estado frente a los servicios que está obligado a brindar a los gobernados, para disminuir las naturales demoras que se producen con los cambios de mandato, y para restringir los desaciertos propios que se cuelan entre los inexpertos en los asuntos públicos.

Especial papel deberán jugar los asesores jurídicos, no solo para acompañar a los nuevos funcionarios en las decisiones que se adoptarán, para cuidarlos de no equivocarse más allá de los límites de la imprudencia, la impericia o la ilegalidad, sino también para que los temas a cargo de la administración fluyan, pues no es extraño que los togados expertos en la cosa pública demoren hasta el grado del absurdo los trámites y decisiones que urgen de resoluciones, lo cual daña la credibilidad en la administración y la imagen del gobernante.

En todo caso, el mensaje es importante, pues supone que el alcalde electo no responderá a criterios de la tradicional politiquería y gozará, tal como lo prometió, de plena independencia para conformar la primera línea de apoyo del engranaje de lo que será su gobierno.

Es de esperar que el interés en participar en el proceso de selección, que estará a cargo de una firma cazatalentos local, sea copioso, y que los mejores profesionales de la ciudad se motiven en prestar el servicio civil obligatorio que a todos compete, en cumplimiento del deber de colaboración con el funcionamiento del Estado. Si fuere necesario, medias y grandes empresas podrían considerar la concesión de licencias temporales a sus mejores profesionales, para que brinden ese servicio temporal por la ciudad.

Aunque la mayoría de los cargos importantes están incluidos en la referida convocatoria, es natural que el alcalde electo se reserva algunos para personas de su plena confianza. Y en tal sentido puede entenderse la segunda designación que ha hecho William Dau en la persona de Mónica Fadul Rosa, respetada dirigente gremial que goza de un prestigio más allá de toda duda. La inicial recayó en la reconocida líder comunitaria, Cynthia Pérez Amador, designada anteriormente como primera dama (gestora social), lo cual cayó muy bien entre la dirigencia popular de la ciudad.

Falta ahora que aceleren le entrega de la credencial como alcalde 2020-2023, lo cual le permitirá que se concentre y refiera más a lo que viene, y menos en sus contradictores.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS