Los “banditos”

ENVIAR PÁGINA POR CORREO


Que las Fiestas de la Independencia siguen vivas en los barrios de Cartagena, de eso no hay duda.

El entusiasmo, el empeño y la organización para rescatar las tradicionales celebraciones aún se ve en muchos sectores de la ciudad, donde los líderes se unen con la comunidad y hasta los colegios participan con sus estudiantes de todas las edades.

Los disfraces, las carrozas y comparsas se toman las calles por esta época. Los habitantes pueden apreciar la alegría y el jolgorio desde sus casas o juntos desde el andén, mientras la coreografía de los grupos folclóricos inunda sus calles con los populares cabildos.

Basta con ver la página que a diario viene publicando El Universal en la sección de Cartagena, para darse cuenta que aún hay mucha gente que trabaja por mantener la tradición, sobre todo en los más pequeños.

Sin embargo, hay quienes confunden estas fechas y le dan un sentido equivocado que termina en un desorden descomunal, y hasta en muerte.

Es una lástima que estas situaciones terminen empañando el gran trabajo de los organizadores de los cabildos. Es muy común ver que llega gente de otros barrios dizque a apreciar el espectáculo, y lo que hacen es arrojar espuma y pólvora hasta a los niños participantes.

También ocurre que luego del desfile, se queda la gente en las esquinas del barrio y en medio de la calle tomando licor, lo que casi siempre termina en riñas.

Entonces se hacen vírales a través de las redes sociales los videos violentos, el desorden, los disturbios con la Policía, y queda relegado el esfuerzo y la esencia de un cabildo.

El cabildo de Los Calamares por ejemplo, es tradicional, pero cuando finaliza su recorrido, comienza el temor para los residentes. En los últimos dos años se ha repetido la misma historia: miembros del Esmad ingresan y arrojan gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Este sábado hubo un muerto, un joven que según testigos, recibió una puñalada por otro grupo de muchachos en una pelea, a las 8:30 de la noche. Es decir, el cabildo había terminado en Los Calamares y una vez más la intolerancia se quedó en sus calles para dejar un resultado negativo.

Ya son varios barrios los que han decidido acabar con estas festividades en sus sectores, como el de El Socorro, o Las Gaviotas porque se volvieron incontrolables las situaciones violentas.

Antier, a través de redes sociales, se viralizó una invitación al “bandito de Los Caracoles”. Nuevamente, cuando hoy debería estar hablándose del colorido de los disfraces, los habitantes se quejan de las peleas y el desorden que hubo.

El significado que los jóvenes les están dando a las fiestas en esos “banditos”, es errado, pues caminan todas las calles detrás de una camioneta que lleva música a todo volumen, mientras toman licor y se tiran buscapiés.

Hay mucho por hacer para rescatar las verdaderas fiestas  en los barrios. No se puede permitir que el esfuerzo de los gestores culturales se minimice por culpa de los vándalos.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS