Editorial


Medidas inaplazables

“¿Qué alternativas concretas pueden aliviar la situación del empleador para que pueda mantener incólume la planta de trabajadores? (...)”.

EL UNIVERSAL

22 de marzo de 2020 12:00 AM

Comienza a tranquilizar la senda de medidas que cada día toman los gobiernos locales y el nacional para que el coronavirus no nos dañe tanto como a China, Italia o España, sobre todo si sostenemos con estoicismo la orden de distanciamiento social. Cada ciudadano que se quede en casa reducirá las posibilidades de que nuestros abuelitos y nuestros principales héroes, los médicos y todos sus compañeros del sistema de salud, sean afectados por el enemigo invisible.

Sin embargo, hace falta claridad sobre lo que se va a hacer o lo que se está haciendo en temas como estos: ¿Por qué no abundan las pruebas para detectar el COVID-19 en el mayor número de ciudadanos posible, si esta es la principal herramienta que ha dado resultado en países como Corea y Alemania? ¿Por qué ha resultado tan complejo el proceso de lograr que se practiquen exámenes a personas que con razón consideran que se les debe tomar por estar en el entorno de personas que han resultado positivas? Si hay ofertas de brindar ese servicio tanto en universidades como por empresarios que están en condiciones de importar los test que se usan en otras naciones, ¿por qué hay mutismo en el gobierno central?

¿Por qué una ciudad turística como Cartagena, que tiene el potencial de convertirse en uno de los epicentros de la expansión del virus por la enorme cantidad de turistas que nos han visitado en los últimos tres meses, y que siguen entre nosotros, tiene que depender de los demorados análisis centralizados en Bogotá o que se harán en Barranquilla?

El Gobierno ha dispuesto instructivos que señalan que no se admitirán despidos, lo cual es loable; pero ¿qué debe hacer un empresario que no tiene recursos ni de sus accionistas ni del flujo de caja del negocio ni de créditos bancarios para asegurar el pago de salarios y la continuidad de la empresa? ¿Qué alternativas más concretas de las que ya conocemos pueden aliviar la situación del empleador para que pueda mantener incólume la planta de trabajadores? ¿No es tiempo ya de afirmar categóricamente que se otorgarán préstamos sin intereses, en un trámite preferente y expedito, a las pequeñas, medianas y grandes empresas que se comprometan a sostener sus plantas de colaboradores, como estímulo para evitar que se pierdan miles de empleos?

¿Cómo será, y pronto, el proceso de entrega a los trabajadores de la economía informal, los nuevos desempleados y los trabajadores independientes de precaria condición económica, recursos o mercados y medicinas mientras se extiendan las medidas restrictivas? ¿Qué entidades estatales, en asocio con privadas, se encargarán formalmente de recaudar dineros, mercados semanales, medicinas y demás especies, para su distribución en barrios de población vulnerable para atender las necesidades básicas de esta?

Tal vez es conveniente que, así como el Gobierno central ha designado a Luis Guillermo Plata como responsable de la articulación de las agencias estatales sobre el coronavirus, a nivel local se designe un responsable de altísimo perfil gerencial para que coordine todas las iniciativas en relación con el COVID-19.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS