Peligro: incendio en la bahía

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El incendio de un yate en la bahía antier, que terminó yéndose al fondo afortunadamente sin que se perdieran vidas humanas, demostró que no estamos preparados para esta clase de emergencias a pesar de los esfuerzos de distintas naves por apagar las llamas de la embarcación mencionada, incluyendo un remolcador equipado, como la mayoría, con bombas y mangueras.

Esta y otras naves acudieron con el mejor de los ánimos a auxiliar al yate, pero solo después que una humarada oscura y copiosa anunciara el percance, cuando ya el fuego había tomado demasiada fuerza.

Cartagena tiene varios cientos de lanchas en sus distintas marinas, y aunque la mayoría de estas tienen equipos contraincendios en sus muelles, vale la pena determinar la pertinencia de su dotación para estos percances, para que las autoridades puedan minimizar cualquier daño en un futuro incendio.

Por supuesto que algunas marinas tienen algo de facilidad para que les llegue el cuerpo de bomberos, pero la mayoría no podría beneficiarse de estas máquinas terrestres.

Las lanchas suelen estar guardadas muy cerca las unas de las otras en ‘estantes’ hechos para ese propósito, apiladas en plataformas una encima de la otra, mientras que algunas permanecen en el agua por su tamaño y solo son sacadas con equipos especiales para hacerles algún mantenimiento.

Todas las lanchas, en el agua o fuera de ella, tienen siempre combustible en sus tanques, y si alguna vecina se incendia por cualquier motivo, es fácil que las llamas se rieguen no solo por la gasolina o diesel de los tanques, sino porque la fibra de vidrio también es bastante combustible. Aunque las marinas formales, como dijimos, están preparadas para estas eventualidades, algunas informales no tienen ninguna previsión y son un peligro latente.

Pero donde existe la mayor debilidad es en embarcaciones que van navegando, porque la ciudad, que sepamos, no tiene equipos náuticos especializados para apagar incendios en estas condiciones y con la velocidad para llegar a tiempo. Si los tuviera, es muy probable que la embarcación de ayer se hubiera salvado.

No se puede pretender tener una ciudad náutica, como es la vocación de muchas partes de Cartagena y sus alrededores, si no tenemos equipos marinos contraincendios de última generación, dotados con las espumas químicas especiales que pueden apagar las conflagraciones que los chorros de agua solo ayudan a esparcir, con frecuencia empeorando el daño. Esta necesidad debería ser atendida lo más pronto posible.

 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS