Pertinencia de un editorial

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aunque en ciertos círculos capitalinos parece no haber caído muy bien el editorial que El Heraldo publicó en su edición de ayer, titulado “Avianca ‘non grata’”, acá en las provincias no resulta para nada extraña la temática que subyace en las reclamaciones que hizo su Director.

Se quejaba el editorialista de El Heraldo que Avianca hubiera decidido cancelar las suscripciones de los periódicos regionales que se ofrecían a sus clientes en las salas Vip de los aeropuertos locales, pero que, en cambio, en la sala Vip del aeropuerto Ernesto Cortissoz subsisten en los anaqueles los diarios capitalinos, sin que los pasajeros que esperan para abordar sus vuelos puedan optar por el diario de referencia local, para el caso de Barranquilla, El Heraldo.

Denuncia, además, el director del diario barranquillero que estamos frente a un acto de discriminación contra un sector de la prensa, así como el menosprecio y la hostilidad hacia las regiones que tal decisión refleja.

Aunque duras y directas las expresiones del editorialista, son plenamente comprensibles, pues muestran la aflicción que produce ver cómo una empresa que nació con un sello tan local, exhibe hoy una lejanía que no es sólo geográfica por haber establecido su sede administrativa principal en Bogotá, sino también de visión estratégica, pues es evidente que si hubiera una sensibilidad frente a la profunda relación que ha habido entre Barranquilla y la centenaria aerolínea que nació primero como Scadta, empresa fundada por inmigrantes alemanes, posteriormente expropiada en 1940 durante la II Guerra Mundial, y después pasó a manos de Aerovías Nacionales de Colombia, Avianca, seguramente se habrían producido las cancelaciones de las suscripciones, pero con la delicadeza de dejar de últimas las relacionadas con el diario barranquillero, para los efectos de presencia en el aeropuerto de esa ciudad, y así sucesivamente con los demás diarios regionales en relación con los respectivos aeropuertos locales, como igual ha pasado con El Universal, en el Rafael Núñez, en Cartagena.

Este acto, que es calificado como discriminatorio, es apenas un ejemplo de lo que está pasando con otras empresas que han fijado su sede central en la capital del país. En efecto, parece que esa posición también generara una miopía que impide percibir las sensibilidades y todo lo que significan los consumidores de bienes y servicios en las provincias. Igual pasa en cierto sentido con el Gobierno central, pues no es extraño escuchar las quejas del trato distante y despistado que funcionarios les dan a las gentes e instituciones de nuestros lares.

Avianca, otras empresas e, incluso, el Gobierno nacional, no deberían recibir negativamente la idea que subyace en la protesta de El Heraldo. Por el contrario, es más inteligente escuchar qué dicen las regiones sobre lo que desde acá esperamos y de la apreciación que se tenga por quienes sumamos miles de clientes, usuarios y consumidores que colaboramos desde las provincias para que esas empresas nacionales y transnacionales sustenten sus existencias dentro del suelo patrio.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS