Prostitución pública

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Pese a las medidas asumidas por las autoridades competentes y especialmente por la Fiscalía General de la Nación para erradicar la oferta pública de prostitución, tanto de menores como de mayores de edad en las calles del Centro Histórico de la ciudad, dentro de la denominada Operación Vesta, realizada en julio de 2018, hoy, la realidad nos muestra que tal situación permanece y, duele decirlo, con mayor ahínco.

En efecto, en las plazas de la ciudad amurallada, principalmente en la de Los Coches, pululan en horas de la noche decenas de jóvenes ofreciéndose sexualmente al mejor postor, tal como lo observan residentes y visitantes, sin que medie presencia policial permanente y efectiva en el lugar, lo que pone en evidencia que los controles anunciados mediáticamente en desarrollo del operativo mencionado, fueron menguados, porque actualmente el fenómeno sigue igual o peor, bajo la mirada complaciente de las autoridades y el desconcierto de los cartageneros, pero también de turistas que no vienen a la ciudad en busca de planes sórdidos, que son la mayoría.

Los turistas se quejan, con razón, que las jóvenes los abordan con gestos explícitamente sexuales, pese a casos en que van acompañados de sus familias, sin que los responsables oficiales tomen medida alguna, a lo que se suma la directa publicidad de presuntos prostíbulos que funcionarían en el Centro Histórico, al parecer en calles como la del Porvenir.

Si esta situación se mantiene, habría que concluir que la Operación Vesta fue infortunadamente flor de un día. Por lo mismo, si esa no es la conclusión a la que nos quieren hacer arribar, era y es menester que las acciones preventivas y correctivas se mantuvieran, pero, incluso, con mayor rigor, con el fin de vigilar las conductas de los proxenetas que, alertados obviamente por los controles, de seguro han sofisticado sus redes para no ver menguadas sus ganancias.

Cierto es que la prostitución en Colombia no es delito, siempre que sea ejercida por mayores de edad sin coacción alguna. Pero también lo es, tal como lo han develado las investigaciones difundidas por la misma Fiscalía, que detrás de esa actividad en principio lícita, se esconde o se suele esconder la inclusión de menores y la trata de personas. Si es de esta manera, pues era imperioso que las autoridades persistieran en su intervención; pero no ha sido así.

En efecto, no puede ser que en el imaginario colectivo el caso “La Madame” se sostenga como si fuera el único y el más grave, lo cual, según se ve de noche y en forma turbadora en la Plaza de los Coches y otros sitios del Centro y en diversos barrios de la ciudad, se constituye en una crasa omisión que ha permitido acrecentar la prostitución pública, con el consecuente e indeseado “posicionamiento” de la ciudad como destino turístico sexual.

En consecuencia, hacemos un llamado respetuoso pero enérgico a las autoridades judiciales, locales y de policía, para que actúen con diligencia frente a esta verdad que se niega a permanecer oculta.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS