Publicidad política

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Frente a las oportunas medidas que ha iniciado la Alcaldía de Cartagena para controlar la abundante y abusiva publicidad política en el mobiliario y espacio públicos, conviene hacer referencia al espíritu del Acuerdo Distrital N° 041 de 2007 en el que se reglamenta la publicidad exterior en nuestro Distrito.

Este acuerdo también reglamenta los permisos para los avisos, vallas, pasacalles, pendones y otras formas de publicidad exterior, incluida la que se coloca en vehículos, permisos que se tramitan ante la Secretaría de Planeación y las oficinas de Control Urbano y Espacio Público, que deben supervisar el cumplimiento de los requisitos y condiciones para el uso de la publicidad política en épocas electorales.

Ese acuerdo también señala los elementos y sitios donde no se puede colocar publicidad, en armonía con la Ley 140 de 1994, que regula la publicidad exterior visual a nivel nacional.

Toda esta reglamentación está definida por unas características y condiciones particulares de medidas, tamaños, aislamientos, colores y cuyo alcance no sólo concierne al espacio público, también en propiedad privada.

Por malsana tradición, Cartagena ha padecido en cada debate electoral la profusión despiadada de publicidad política, con el consecuente caos visual y deterioro del mobiliario público. Esa inculta práctica se asentó en la forma de hacer política, precisamente porque no ha habido declaraciones de responsabilidad ni a personas naturales ni a jurídicas, con lo cual la tolerancia a esta usanza la convirtió en dañosa costumbre.

Pero las normas son claras en cuanto a los efectos por violación de las restricciones sobre publicidad exterior, incluida la política, lo cual supone responsabilidades no sólo contra el anunciante sino contra los propietarios de establecimientos, predios o vehículos en los que se coloquen avisos sin el cumplimento de los requisitos legales o reglamentarios.

El referido acuerdo también contempla que cualquier ciudadano puede denunciar la publicidad que se encuentre en sitios indebidos, tales como postes para redes eléctricas y telefónicas, puentes y cualquier otra estructura del Estado, o dentro de los 200 metros de distancia de los bienes declarados monumentos nacionales, o los que están prohibidos por acuerdos distritales, o en propiedad privada sin el consentimiento del propietario o del poseedor.

Es de resaltar la obligación legal que contrae el candidato o la campaña anunciantes, de desmontar toda publicidad política dentro de las siguientes 24 horas a la terminación de la jornada electoral que, en nuestro caso, es el 29 de octubre próximo, pues no hacerlo puede acarrear la imposición de sanciones que van desde 1,5 a 10 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

En consecuencia, instamos a los candidatos, movimientos y partidos políticos a abandonar ese viejo pero errado hábito de contaminar con publicad electoral la ciudad.

Los tiempos cambian y, frente a estas prácticas, todos tenemos el deber de evolucionar.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS