Resultados alentadores

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Después de las inquietantes cifras de percepción ciudadana reveladas por Cartagena Cómo Vamos, se reciben como un bálsamo alentador los resultados positivos en la medición del aumento de capital social en el último periodo analizado por la Corporación para el Control Social (Contrial), correspondiente a los años 2011-2017, al punto que Cartagena se erige como la ciudad con el mayor fortalecimiento del tejido social de entre las ciudades valoradas de manera similar.

Este insospechado crecimiento arroja sustentadas esperanzas en cuanto a las enormes posibilidades de promover y lograr un cambio sustancial en las relaciones de poder en la ciudad, por una creciente participación ciudadana en movimientos originados en las bases, que pueden torcer la inercia del funesto clientelismo, que a punta de comprar conciencias se ha apoderado del control de los recursos públicos con el reprochable desfalco del erario.

El estudio revela la importancia que ha cobrado en Cartagena la solidaridad y mutualidad, fortalecidas por el apoyo espontáneo que se brindan compadres, vecinos y amigos ante las adversidades singulares de las familias, que se suma a la progresiva ayuda de organizaciones de caridad o humanitarias, lo cual muestra una tendencia a consolidar las relaciones horizontales (aumenta 19 % frente al nacional, que no cambia), motivado también en la frecuencia con que se reúnen a socializar los compañeros de trabajo.

También en 2017 la ciudad es la segunda con el más alto Capital Cívico Articulado, después de Cali, debido al aumento de la participación cívica, que se refleja en el incremento del trabajo voluntario, en actividades cívicas y locales, o en mecanismos de participación ciudadana.

Sin embargo, no todo son luces; las sombras se dan en la insuficiente capacidad de manejar conflictos, en la dependencia a las conexiones políticas o palancas asociadas al clientelismo para resolver los problemas, y una preocupante caída en la confianza en el sistema legal, en el Gobierno nacional, en los congresistas y demás servidores públicos, en los medios de comunicación, y en todas las instituciones tradicionales que hacen mediación, como los gremios y sindicatos.

El estudio propone como meta una serie de condiciones que deben darse en el territorio para eventualmente llegar a la “Sociedad Cívica Moderna”, que debe partir de un proceso de “sinceramiento”, seguido de la animación en la participación cívica y la participación política, control social y validación de la información.

Los resultados que arroja la medición realizada por la Corporación Contrial invitan a la autocrítica para las instituciones que no son percibidas con satisfacción por los encuestados. En tal sentido, congresistas y demás políticos locales y regionales, empresarios, líderes sindicales, así como los medios de comunicación, estamos llamados a repensar sobre el papel que estamos jugando en la sociedad, en cómo erradicamos las conductas que lesionan la confianza general y traicionan la razón de existencia de estas instituciones.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS